Aubazine, el pueblo donde Coco Chanel creció huérfana y definió su futuro como diseñadora

La fascinante historia del pueblo de Aubazine, donde Coco Chanel creció huérfana

Aubazine, el pueblo donde creció huérfana Coco Chanel y definió su futuro como diseñadora

getty

Son solamente 802 habitantes y es una población conocida principalmente por su abadía cistersiana (la orden del Cister) fundada en el siglo XII. Y aunque la economía de Aubazine se basa en la agricultura, a la del turismo tampoco le ha ido mal porque es nada menos que el sitio donde Gabrielle ‘Coco’ Chanel creció como huérfana. Coco residió en la abadía tras la muerte de su madre y pasó parte de su infancia; este lugar influyó en el estilo de la fundadora de la firma: puro y riguroso, según ella misma admitió.

¿Dónde pasó su infancia Coco Chanel? aubazine

getty

¿Dónde pasó su infancia Coco Chanel?

Coco Chanel pasó seis años de su niñez en la abadía de Aubazine, específicamente localizada en Corrèze, Francia. Fue enviada a vivir ahí con sus dos hermanas (Julia y Antoinette), llevadas por su padre Albert Chanel después de que falleciera su madre Jeanne Devolle —Coco tenía 12 años, y vivió allí hasta los 18.

¿Dónde pasó su infancia Coco Chanel? aubazine

getty

La abadía de Aubazine, el hogar y ‘escuela de modas’ de Coco Chanel

“A la edad de 12, todo lo que había tenido me fue arrebatado. Y morí", diría la mujer fundadora de la maison más reconocida después de haber vivido en este orfanato a cargo de las monjas de la Congregación del Santo Corazón de María.

Fundada en el siglo XII, alrededor de 1131, por Étienne de Viege, un ermitaño que buscaba una vida monástica más solitaria; la abadía se hizo conocida por su adhesión a la estricta regla cisterciense, que enfatizaba una vida de simplicidad, trabajo manual y oración. A lo largo de los siglos, la abadía de Aubazine creció en prominencia e influencia, tanto espiritual como culturalmente. Uno de los aspectos más notables es su arquitectura: el complejo presenta una mezcla de elementos románicos y góticos, que reflejan los estilos prevalentes durante las diversas etapas de su construcción y renovación.

El tiempo de Chanel en Aubazine tuvo un impacto profundo en su vida y su trabajo; aprendió a coser y bordar de las monjas, y desarrolló un gusto por la sencillez y la elegancia. También fue influenciada por la arquitectura y el diseño de la abadía, lo cual se refleja en su trabajo posterior —se dice que el famoso logotipo de Chanel, dos C entrelazadas, está inspirado en las vidrieras y ventanas del orfanato. Este edificio románico alberga muchos más tesoros: un armario litúrgico de roble del siglo XII, el más antiguo de Francia; sillerías talladas que datan del siglo XVIII; vidrieras cistercienses en grisaille; una Piedad policromada de piedra del siglo XV; y un relicario de esmalte champlevé del siglo XIII (vía France Voyage).

Chanel también utilizó el negro, el blanco y el beige en sus diseños, que son todos colores que se encuentran comúnmente en las abadías cistercienses. Además de sus inspiraciones estéticas, también aprendió importantes lecciones de vida: a ser independiente y resourceful, y desarrolló una fuerte ética de trabajo, considerando que la vida diaria consistía entonces de clases los seis días de la semana, misa a primera hora y hacer las oraciones antes de dormir, así como paseos dominicales en el bosque.

Estas cualidades le ayudarían más tarde a convertirse en una de las diseñadoras de moda más exitosas de la historia, y ahora el sitio es una visita obligada para cualquier fanático de la moda o la historia, así como un Museo de Historia.

¿Dónde pasó su infancia Coco Chanel? aubazine

getty

El día que Virginie Viard recreó la abadía de Aubazine para su desfile de modas

Durante la semana de Alta Costura Primavera-Verano 2020, Chanel retornó a sus raíces a través de una colección de líneas puras, aire de austeridad y diseños depurados con una propuesta en homenaje a la infancia de Gabrielle Chanel. Virginie Viard decidió crear trajes que emularan el uniforme de las estudiantes del internado y la recreación de la residencia como fondo.

La colección se desplegó en una sobria gama de tonos blancos y negros, como los vestidos de tweed, los cuales se combinaron con botines o con zapatos que imitaban calcetines sobre medias blancas.

“La idea de la estudiante de internado, de la ropa para los niños de antaño, me gustaba mucho”, comentó la directora creativa. Así, los estrictos uniformes de internado cohabitan con vestidos livianos y de bordados florales; además los motivos de algunas prendas evocaban los de los vitrales que Gabrielle Chanel veía a diario de pequeña.

¿Dónde pasó su infancia Coco Chanel? aubazine

getty

Editora digital de Harper’s Bazaar México. Escribo todo sobre moda, belleza celebridades y lifestyle, añadiendo mi ligera obsesión con la realeza y la historia.
TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Blue Book 2024: Tiffany Céleste celebra la imaginación sin límites de Jean Schlumberger y su fascinación por los misterios del universo.
Las faldas largas más bonitas para verano según las españolas.