Tom Ford despierta a las 4:30 am por una importante razón

tom-ford.jpg

Nos adentramos en la agenda personal del diseñador estadounidense Tom Ford y descubrimos que, como cualquier personaje exitoso, su día comienza muy temprano por la mañana, a las 4:30 de la mañana para ser exactos. El diseñador de 57 años, dedica sus mañanas a ponerse en forma, leer las noticias y prepararse para su jornada laboral, no importa si se encuentra en Nueva York, Londres o Los Ángeles. Ford es un hombre discreto y sereno, que prefiere las noches en las que puede quedarse a cenar en casa y pasear a su mascota, antes de una noche de fiesta y eventos. Sigue leyendo y descubre más sobre la rutina diaria del diseñador.

4:30 a.m.

Casi nunca duermo mucho y con frecuencia empiezo mi día a esta hora. Cuando tengo mucha suerte y duermo toda la noche, pudiera ser que me levantara a las 7:00, pero es muy raro. La primera cosa que hago en cuanto salto de mi cama es pesarme. Lo hago todas las mañanas y si he subido más de dos o tres libras, trato de comer exclusivamente frutas y verduras durante un par de días hasta que mi peso regresa a mi ideal. Me hago un vaso largo de expresso frío (no me gustan las bebidas calientes), me meto a una tina caliente y despacio le doy pequeños sorbos a mi bebida mientras vuelvo a la vida. Me quedo como media hora recostado en la tina y me permito dejar que mi mente vague. Encuentro que el baño de tina me ayuda a meditar y generalmente me preparo para el resto del día de esta manera. Una vez fuera de la tina me pongo mi ropa para el gimnasio. Lee: 10 Lecciones de estilo a cargo de Tom Ford

8:00 a.m.

Normalmente contesto mis e-mails. En promedio me llegan como 100 al día. Luego me pongo a trabajar un poco antes de que llegue mi entrenador a las 8:00. La página con la que da inicio mi computadora es la del Daily Beast Cheat Sheet , un excelente resumen de las noticias del día tomado de distintas publicaciones alrededor del mundo. Hago ejercicio en mi gimnasio en casa, que está equipado con aparatos para Pilates y pesas. Usualmente hago entre 30 y 45 minutos de cardio y luego media hora de abdominales, lagartijas, estiramientos y otros ejercicios donde utilizo mi propio peso, porque tiendo a ganar volumen rápidamente si hago pesas de manera habitual.

9:15 a.m.

Después de hacer ejercicio, tomo un desayuno a base de muesli de granos enteros o de algún cereal integral o con salvado, medio plátano y varias rebanadas de piña. Luego tomo otro baño, esta vez con jabón, y también lavo mi pelo. Naturalmente, uso mis propios productos de belleza, me lavo la cara o con mi crema limpiadora si siento mi piel seca, o con el gel limpiador si la siento particularmente grasa. Posteriormente me arreglo la barba y me peino. Uso mi hidratante y mis brochitas de maquillaje para retocar cualquier ojera o punto rojo con un maquillaje en stick (en tono Nº 7). Me pongo mi “uniforme”: una camisa blanca, una corbata oscura, un pin de oro para el cuello, un traje negro o gris oscuro con la solapa del saco en pico y zapatos negros de agujeta con una costura o línea que separa la punta del resto. Uso una variación de este look cada día mientras estoy en la ciudad. (Mis otros uniformes son para Santa Fe, Mustique o un resort para esquiar.)

GettyImages-1094675460.jpg

Getty Images

Lee: Tom Ford se declara vegano y la piel ha comenzado a causarle conflicto Llevo mi computadora y otras cosas a mi oficina en uno de mis maletines negros de piel. Como rara vez camino por Londres, nunca llevo una gabardina. De hecho, camino mucho más en Nueva York. En L.A. y en Santa Fe, conduzco. Tengo chofer en Londres porque soy un poco disléxico y no puedo conducir un auto en el Reino Unido: después de todo, el tráfico va en sentido contrario al que hay en Estados Unidos. Un International Herald Tribune siempre me espera, siento que es el periódico perfecto para mí, es muy consistente y tiene una perspectiva global rápida sobre las noticias. Leer o solo hojear el periódico generalmente me toma el mismo tiempo que el camino de mi casa a la oficina. No llevo un teléfono porque odio hablar por teléfono, especialmente si se trata de un celular. Sí tengo un iPhone, pero lo uso principalmente para escuchar música y como cámara. En una emergencia, por supuesto, sí lo uso como teléfono. Ni siquiera estoy seguro de saber mi número celular. Tengo una iPad pero solo la utilizo para leer libros o guiones y llevo mi MacBook Air a todas partes.

10:00 a.m.

Casi siempre llego a la oficina a las 10:00. Tengo una debilidad por las donas y rompo mi dieta muy seguido porque me como una o dos en cuanto llego. Como presidente y CEO de la compañía, paso la mayor parte de mi día en juntas de negocios y de diseño. Estas pueden ser reuniones para revisar las pruebas de los modelos de la colección del prêt-à-porter de mujeres, las pruebas para los hombres, revisar prototipos de bolsas, pruebas de calzado, reuniones para diseño de joyería o de cosméticos o de armazones para lentes. Trato de trabajar en distintas categorías el mismo día. Mi equipo ejecutivo está repartido en oficinas por todo el mundo en Londres, Nueva York, Los Ángeles, Milán, Florencia, Hong Kong y Tokio. En consecuencia, muchas de nuestras reuniones son vía Skype.

1:00 p.m.

Odio salir a tomar el lunch en un día laboral porque alenta mi paso y arruina mi ritmo. Prefiero comer en mi escritorio. De hecho, empiezo a deambular por el estudio de diseño con mi plato en la mano mientras como, por ejemplo, sashimi de salmón y ensalada de tomates y mozzarella. Casi siempre tomo un pedacito de chocolate amargo después del lunch.

6:00 p.m.

Casi todas las noches, sigo en la oficina entre 6:00 y 8:00, dependiendo de si tengo una cita para cenar o no. Si tengo una cita, lo cual sucede como cuatro veces a la semana, trato de tomarme una siesta de 45 minutos, tomar otro baño caliente y ponerme una camisa limpia.

GettyImages-631707198.jpg

Getty Images

Lee: La verdadera razón por la que Tom Ford se niega a vestir a Melania Trump

8:00 p.m.

No soy de las personas que le gusten las fiestas o cenar con enormes grupos, pero tengo que ir a bastantes eventos de este tipo. Preferiría, por mucho, cenas más íntimas, con amigos cercanos. Siempre ceno en los mismos restaurantes en Londres la mayor parte de las noches: Scott’s, No. 35, J. Sheekey, Mark’s Club, Harry’s Bar o Cut en 45 Park Lane. Si primero preciso ver a alguien para tomar una copa, me gusta ir al Fumoir de Claridge’s. Mis veladas favoritas son las que paso en casa. Richard [Buckley, el compañero de Ford durante los últimos 25 años] es un gran cocinero y amo cenar con él en la cocina, solo nosotros y los perros.

10:30 p.m.

Cuando regresamos a casa, después de haber salido por la noche, Richard y yo sacamos a los perros y caminamos alrededor de Grosvenor Square y luego nos vamos a la cama. Lo creas o no, generalmente tomo otro baño y lavo mi cara. Luego vemos un poco de televisión (generalmente, programas que hemos grabado) o leemos y luego nos vamos a dormir. No uso nada para ir a dormir. De hecho, es raro que esté vestido cuando estoy en casa.

A la medianoche

Generalmente estoy en la cama y, con un poco de suerte, ¡tendré algunas horas de sueño!

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Los mejores estrenos en streaming para abril 2024.
Lo que debes escuchar de Beyoncé antes de Cowboy Carter.
Hablamos con Mónica Huarte sobre la obra Réquiem y qué viene en el futuro para la actriz mexicana.
Sigue esta lista de las 16 mejores series para ver en Semana Santa 2024.