El origen de la moda: ¿por qué relacionamos a las brujas con sombrero puntiagudo?

Tres teorías sobre por qué relacionamos a las brujas con sombreros puntiagudos.

origen del sombrero de bruja

getty

Si alguna ves en la primaria le pediste a tu mamá un disfraz de bruja, seguramente la primera preocupación era, ¿de dónde sacamos un sombrero puntiagudo? Además de la escoba —y el gato negro, para las expertas—, el sombrero es uno de los elementos primordiales de las brujas, que desde décadas atrás asociamos el atuendo completo compuesto por este accesorio junto con un distinguido vestido negro o de época. Pero esta representación no se queda a la suerte de la bola de cristal, pues hay referencias históricas al por qué relacionamos a las brujas con el sombrero puntiagudo.

1. Las brujas de Subeshi

La primera razón por la que a las brujas modernas se les representa con un sombrero de punta, tiene que ver con las ‘brujas’ de Subechi. Son un grupo de momias (tres mujeres para ser exactos) encontradas en el desierto de Taklamakán, en el noroeste de China, que datan del siglo IV o III a.C. y reciben el nombre de brujas por haber sido enterradas con unos distintivos sombreros altos y cónicos.

Estos sombreros están hechos de fieltro negro y tienen un ala plana, que se creen como un símbolo de los poderes chamánicos de las brujas —los chamanes eran líderes religiosos que se creía que podían comunicarse con el mundo de los espíritus—. Coincidentemente, la piel y el cabello de estas momias/brujas están muy bien conservados pero debido a las condiciones extremadamente secas del desierto (y no por hechicería. ¿O sí?).

2. Las ‘Alewives’ o mujeres cerveceras

Las mujeres comercializaron la cerveza antes que los hombres, and that’s a fact. Las mujeres de la Europa medieval tenían puras labores del hogar, y entre ellos involucraba hacer cerveza, así que en medio de una oportunidad para hacer negocio surgieron aquellas cerveceras que se dedicaron a preparar esta bebida tan popular para venderla.

Las Alewives elaboraban una amplia variedad de cervezas, incluidas cervezas suaves, fuertes y amargas, y algo característico es que las vendían usando unos particulares sombreros de ala ancha y cono alto en color negro, muy similares a los que conocemos hoy día.

Sin embargo, al régimen masculino de la época le pareció muy mal visto dos cosas: que mujeres hicieran ‘brebajes’ con herbolaria (acción relacionada con Satanás) y que una mujer tuviese independencia económica. Cualquier mujer que desafiara las normas patriarcales de la época era vista como bruja, así que las Alewives recibieron penitencias por hacer su producto.

origen del sombrero de brujas

getty

3. El Judenhat

El Judenhat es un sombrero puntiagudo en forma de cono que llevaban los judíos en la Europa medieval, aquel que se cree que inspiró a los sombreros de bruja contemporánea.

¿De dónde sale este sombrero de la religión judía? En el siglo XIII, el Cuarto Concilio Lateranense, convocado por el papa Inocencio III, requirió que todos los judíos llevaran un tocado identificativo, como el Judenhat. Inicialmente, así lo hizo la población judía con fines de representación, pero con el tiempo fueron obligados a usarla para distinguirlos de la población Cristiana, y se volvió un objeto de discriminación y “propaganda de magia negra” —recordemos que entonces surgía el creciente temor a la brujería en Europa.

En los siglos XVI y XVII, durante las cazas de brujas europeas, muchos judíos fueron acusados de brujería y ejecutados, y el hecho de que llevaran sombreros similares pudo haber contribuido a esta persecución.

¿Qué representa el sombrero de la bruja?

En la actualidad es más relación con la cultura occidental sobre el significado del sombrero de bruja, mismo que lo relacionan como símbolo de sabiduría y protección. Aunque esto no siempre fue así, como ya vimos en las épocas anteriores.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Avant les Débuts, la colección de Alessandro Michele para Valentino.
Todas las editoras de moda lo tienen en su carrito de compras.
Los 12 vestidos más frescos para verano 2024.
Philip Somerville fue el responsable de los miles de sobreros de la reina Isabel II y Lady Di.