La historia detrás del desfile de Alta Costura Fall/Winter 2019-20 de Chanel

libros-destacada.jpg

La literatura y moda, los dos grandes amores de la casa francesa se unieron en una colección y desfile de ensueño que recorre su propia historia...

Ansiosos esperamos cada semana de la Alta Costura con grandes expectativas que estamos seguros van a ser rebasadas, nuestras firmas favoritas trabajan arduamente en verdaderas obras de arte que envuelven las siluetas de sus musas listas para conquistar cada desfile, entre ellas, ciertamente esta Chanel, la icónica, renombrada y adorada casa que a través de los años se ha encargado de plasmar su esencia en cada pieza que presenta, temporada tras temporada.

Los desfiles de Chanel no pueden ser comparados con ninguno otro, y es que cada uno tiene su razón de ser, y esa es la gran magia de la firma. Recientemente en su colección Fall/Winter 2019-20, la segunda de Alta Costura con la ausencia de Karl Lagerfeld y bajo la batuta entera de Virginie Viard, fue un mar de recuerdos que datan desde los tiempos de Coco.

VER TAMBIÉN: Conoce a Virginie Viard, la sucesora de Karl Lagerfeld a cargo de Chanel

“Los libros son mis mejores amigas” , Gabrielle Chanel confió un día al escritor Paul Morand. El Gran Palais en esta ocasión se enfundo en una biblioteca con cientos de libros de fondo, imitando pasillos en los que cada modelo desde Kaia Gerber, Vittoria Ceretti, Amanda Sanchez -la eterna musa de Karl-, hasta la mexicana Cristina Piccone hicieron su paso, con un porte pulcro y severo.

libros-cris.jpg

Foto: Getty Images.

La colección, conformada por prendas tan suaves como las túnicas, los clásicos abrigos de tweed, rectos o envolventes, rozaron el piso, jugando con influencias masculinas. Sobre un vestido sin tirantes o una falda de tweed, la chaqueta se convirtió en una chaqueta de bolero o bomber con hombros y mangas redondeadas, pero Virginie Viard también lo transformó en un pequeño chaleco abotonado con correas, con hombros puntiagudos, un collar de oficial o un pequeño collar acolchado.

Por su parte, los pantalones se identificaron por su anchura de corte fluido, con la parte baja o talle alto. Los motivos y pliegues de tweed se alinearon como tantos volúmenes en los estantes de la biblioteca, haciendo que principalmente las chaquetas y abrigos otoñales tuvieran impregnado el encanto de CHANEL como un libro abierto.

Alterno a ello, siguiendo con la feminidad de Chanel también fue presentado un pequeño vestido con cinturón en tweed de dos tonos plisado con un collar pequeño y puños de feuilleté en capas, un par de pantalones de satén con un suéter caído en los hombros y otro par de lana lució una blusa de organza con una corbata o un suéter de manga corta en lana bordada. Una sensación de comodidad emana de las siluetas, incitándonos a dedicar tiempo para leer en esta hermosa biblioteca.

VER TAMBIÉN: Conoce a Virginie Viard, la sucesora de Karl Lagerfeld a cargo de Chanel

Asimismo, el crepé de tweed, terciopelo y lana envolvieron sinuosos vestidos y faldas, mientras que el encaje y la gasa les dieron volumen y ligereza.

Siempre ceñidos, los vestidos largos en satén, sin espalda o sostenido con un lazo, en terciopelo y adornado con un lazo en el hombro o con telas bordadas en capas, emulando páginas de un libro, dibujadas con un godet o con bolsillos.

Los opuestos se atraen: las mangas largas de un vestido de lana con un busto suave y acampanado, y un cuello de fieltro en capas respondieron a los hombros desnudos de un vestido de vaina de georgette en capas con pliegues planos y de rayos solares. En otros, una hilera de plumas se escapa del dobladillo, los volantes plisados rodean el cuerpo, se envuelve un lazo en el busto, las flores adornan un corpiño o resalta una espalda desnuda.

libros-1.jpg

Foto: Getty Images.

Una bata de gasa de color naranja, un par de pantalones anchos de plumas con una parte superior en radzimir drapeado y un vestido con Karl Lagerfeld.

Esa es la descripción perfecta que la casa brinda, y justamente no se equivoca pues, el desfile de Alta Costura supo (en un ambiente intimo y cálido) fusionar la inspiración de Virginie Viard: la literatura, el amor de Coco, de Karl y de ella misma, un vinculo que une a los tres directores creativos de la maison.

Lujosa, tranquila y voluptuosa: renovada, la trilogía tiene perfecto sentido en esta biblioteca de fantasía. Con una gran cantidad de detalles, la línea sofisticada y femenina introduce otra versión del encanto CHANEL.

VER TAMBIÉN: La vida Coco Chanel a través de sus libros

El amor por la moda y la literatura

Todo comienza desde la infancia de Chanel, cuando la irónica diseñadora estuvo sola en el orfanato de Aubazine, los libros habían sido una parte vital de la vida de Gabrielle Chanel. Los personajes de las novelas que devoró en su juventud abrieron las puertas a los mundos de los sueños, un escape donde su destino se extendió, donde encontró la fuerza para trabajar en la construcción de su obra, al igual que un escritor.

Sin duda, fue la literatura fue la que la llevó a imaginar este encanto sutil y atemporal que, como ella, estaba inscrito en una modernidad perpetua. Jean Cocteau escribió sobre ella: “Ella, por algún tipo de milagro, operó de manera siguiendo reglas que solo parecían ser válidas para pintores, músicos, poetas. Ella impuso lo invisible, impuso la nobleza del silencio en el furor de la alta sociedad”.

chanel-libros.jpg

Foto: Getty Images.

En su apartamento en la rue Cambon, con las gafas sobre su escritorio junto a un libro abierto. Podemos imaginar a Gabrielle Chanel reanudando su lectura después de un ajuste en el estudio, reclinada en su diván de ante con cojines acolchados. A su alrededor, las paredes de su salón literalmente cubiertas de libros, cuidándola como benevolentes y protectores talismanes. No hay duda de su amor incondicional por los libros.

El perfume correoso de los encuadernaciones antiguas que se mezcla con el del N ° 5, la elegancia de los grabados dorados en la parte posterior de los libros, la caricia del papel, el crujido de las páginas a medida que se van convirtiendo en una a una. Entre ellos, conversaciones extraordinarias parecen tener lugar en susurros: Shakespeare, Montaigne y La Rochefoucauld hablan con La Bruyère, Racine, Molière y Saint-Simon. Rousseau y Voltaire, Pascal y Bossuet,

Y luego, por supuesto, están los poetas, Baudelaire, Verlaine, Mallarmé, Apollinaire, Rilke, por no mencionar a sus amigos Jean Cocteau, Max Jacob y Pierre Reverdy. La poesía también fue una de las pasiones de Gabrielle Chanel, un gusto que desarrolló junto a Boy Capel. Después de la muerte de su gran amor, las obras de los poetas se convirtieron en preciosas reliquias, como tranquilizadoras presencias de preciados recuerdos que Gabrielle Chanel pudo leer en el silencio de su lectura.

VER TAMBIÉN: ¿Quién fue el amante inglés de Coco Chanel?

“Si hoy abres una historia de nuestra literatura, deberías encontrar allí el nombre de un nuevo autor clásico: Coco Chanel. Chanel no escribe con papel y tinta (excepto en su tiempo libre), sino con material, con formas y con colores; sin embargo, esto no impide que se le atribuya comúnmente la autoridad y el estilo de un escritor de la época clásica: elegante como Racine, jansenista como Pascal (a quien cita), filosófica como La Rochefoucauld (a quien imita al ofrecer sus máximas) al público), sensibles como Madame de Sévigné […] “escribió Roland Barthes en 1967. El vocabulario y el estilo de CHANEL se han impuesto tan naturalmente como los textos de los grandes autores clásicos.

No todo termina ahí, pues Karl Lagerfeld continuó este diálogo artístico. En sus bibliotecas personales, en sus oficinas y en el estudio fotográfico de su librería 7L, el diseñador recolectó más de 300,000 libros. “Es una enfermedad, no tengo miedo de admitirlo [...] Mi biblioteca es increíblemente variada, hay bastantes biografías [...] pero también muchos álbumes, libros de arte. ¡Ya ves cómo consume esta pasión!” , confesó el modisto.

Un coleccionista insaciable y erudito, Karl Lagerfeld compartió su pasión por los libros y la literatura con Virginie Viard durante casi treinta años. Lectora diligente, e sor eso que la Directora Artística de Fashion Collections rindió homenaje a este amor con la decoración de su primera colección de Alta Costura para CHANEL.

libros-2.jpg

Foto: Getty Images.

Virginie Viard, una amante de los libros eternos, le da vida con su visión de la mujer CHANEL. Delgada, usa zapatillas y zapatillas con un lazo de satén o mocasines de charol negro que reinventan la geometría de dos tonos de la casa. Las gafas pequeñas le dan el aspecto de una joven ansiosa por la cultura, la poesía, las novelas.

“Soñé con una mujer con una elegancia despreocupada y una silueta fluida y libre; todo lo que me gusta del encanto de CHANEL”, confió Virginie Viard, Directora Artística de las colecciones de moda de CHANEL. Contorneada con una línea sofisticada de los años 30, su modernidad se muestra en su frescor, con las manos metidas en los bolsillos. Una indiferencia elegante envuelta en volúmenes fluidos, sueltos y ágiles.

libros-3.jpg

Foto: Getty Images.

El conocimiento de los talleres de Alta Costura se respeta en todo momento: la pureza desencadena los cortes de sesgo y borde a lo largo del grano recto de los satenes de duquesa y las telas de doble cara. Los tweeds y la crêpe de lana encuentran una fluidez exigente.

La caída de los terciopelos responde a la delicadeza de los pliegues de georgette, capas de gasa y organza. Los encajes texturizados, los bordados multicolores y las plumas trabajaron uno por uno, reinventando flores, verticilos y paletas en mil tonos.

El espectáculo CHANEL Otoño-Invierno 2019/20 Haute Couture fue presenciado por los embajadores de CHANEL Margot Robbie, Marine Vacht, Caroline de Maigret, Phoebe Tonkin, Ayami Nakajo, Ellie Bamber y Zhou Xun, así como a las actrices Valerie Pachner, Marion Cotillard, Emily Beecham y Amandla Stenberg y el director Lukas Dhont.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Scarlett Johansson actúa menos de dos minutos en este corto de Prada y le llueven aplausos.
Zapatos bajitos, elegantes y cómodos para mujer en tendencia 2024.
Mejores vestidos de la princesa Diana para ser invitada de boda en primavera 2024.