El legado de Jean Schlumberger, el brillante genio detrás de Tiffany & Co

Poeta de la joyería, amante de la naturaleza y capaz de provocar emociones con cada una de sus fascinantes creaciones; el legado del gran Jean Schlumberger está más presente que nunca.

el-legado-de-jean-schlumberger-el-brillante-genio-detras-de-tiffany-co.jpeg

El legado de Jean Schlumberger, el brillante genio detrás de Tiffany & Co

Cortesía

El legado de Jean Schlumberger, uno de los artistas más dotados del siglo XX, continúa vivo a través de las creaciones eternas de Tiffany & Co.

Cuando pensamos en sinergias perfectas entre moda, lujo y arte, los diseños en joyería de Jean Schlumberger, sin duda, nos vienen inmediatamente a la cabeza.

El gran genio francés –cuyo trabajo para la casa de alta joyería Tiffany & Co. es parte de un extraordinario legado que sigue vigente– no sólo fue creador de hermosas piezas, sino también de grandes emociones que, como contemplar una obra de arte, erizan la piel y humedecen los ojos.

“Para mí, el arte de la joyería es, primero que nada, una vía de expresión, brindando posibilidades de belleza pura y durable que se encuentran fuera de la estructura usual de la moda”, aseguró en su momento el diseñador.

¿Quién es Jean Schlumberger?

Jean Schlumberger nació en 1907, en la región francesa de Alsacia, en una familia que se dedicaba a la manufactura textil. Desde muy temprana edad, Schlumberger demostró su talento para dibujar y aunque sus padres querían que fuera banquero, él se mudó a París para desarrollar su talento artístico, de manera autodidacta.

Siempre fue un gran observador y apasionado de la naturaleza, de sus colores, sus formas orgánicas, reimaginando las maravillas naturales. A partir de uno de sus paseos parisinos, en busca de antigüedades, Schlumberger se encontró con un candelabro con flores de porcelana de Meissen y transformó estos detalles florales en broches para su sofisticado núcleo de amistades. Las piezas fueron todo un éxito y la voz se corrió rápidamente acerca de este nuevo talento.

jean-schlumberger-tiffany-co.jpeg

Jean Schlumberger

Cortesía

Fue tanta la fascinación y la demanda por sus creaciones, que decidió dedicarse totalmente al diseño de joyería, trabajando para prominentes figuras de la industria, como Elsa Schiaparelli. En este tiempo, Schlumberger siempre plasmó su gran amor por la naturaleza en sus diseños, con especial enfoque en la flora y el mar.

Se inspiró infinitamente en el concepto de ‘florecer', en cómo ese momento del nacimiento de una flor está lleno de movimiento y energía. También se apasionó por la fauna marina y las aves.

La entrada de un genio a una casa icónica

Cuando Jean Schulmberger se unió a las filas de Tiffany & Co. en 1956 como vicepresidente, el mundo estaba a punto de ver una de las más extraordinarias historias que se han escrito en el mundo de la joyería.

Una de las primeras obras artísticas del diseñador para la casa neoyorquina fue el montaje del legendario Tiffany Diamond –un impresionante diamante amarillo de 128.54 quilates, el más grande de su tiempo– sobre el collar Ribbon Rosette, obra del diseñador francés.

En 1995, como parte de la retrospectiva de Schulmberger en el Musée des Arts Décoratifs, en París, el diamante se montó sobre una de las creaciones más icónicas y amadas del diseñador: el clip Bird on a Rock, considerada una de las piezas de joyería más representativas de la historia al englobar la visión de Lewis Tiffany y la genialidad de Jean Schulmberger.

“Trato de hacer que todo luzca como si estuviera creciendo, desigual, aleatoria y orgánicamente, en movimiento. Quiero capturar la irregularidad del universo”, afirmaba el diseñador. Estas palabras cobran un mayor significado al hacer un repaso por las extraordinarias joyas durante su camino en Tiffany.

El creativo trabajó arduamente desde su estudio personal y salón en el piso mezzanine de The Landmark, la tienda insignia original de Tiffany & Co., en la Quinta Avenida de Nueva York, y se dedicó a crear sus legendarios diseños como el clip Bird on a Rock, sus anillos con gemas de colores, los broches con motivos de fauna marina, el Sixteen Stone diamond ring, el brazalete Cooper y las pulseras con esmalte y oro elaboradas con la técnica del Paillonné, parte de su fabuloso e innovador sello personal.

A pesar de su muerte en 1987, Schulmberger vivirá por siempre a través de sus piezas de joyería que supieron entrelazar perfecto el arte y la moda.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Otras marcas de alta costura también tienen boutiques de lujo en este complejo comercial
El HONOR Magic6 Pro sigue la línea de los flagships de la emblemática marca de tecnología global.
Si estás buscando el regalo ideal para mamá, esta increíble cafetera debe ser prioridad…
Lo mejor de relojería que se vivió en Wonders and Watches 2024.