PIEL DE CALAMAR: El nuevo material que podría apoderarse del mundo de la moda

piel-calamar.jpg

El mundo de la moda podría obsesionarse con este nuevo descubrimiento, que aunque no parece tan llamativo, plantea una gran opción. Recientemente, Ingenieros de la Universidad de California en Irvine (UCI), inspirados en el diseño de la piel de los calamares, desarrollaron una manta espacial adaptativa de última generación que brinda a los usuarios la capacidad de controlar su temperatura, lo cual fue publicado en “Nature Communications”. De acuerdo a la publicación, “las mantas espaciales ultraligeras han existido durante décadas: hay corredores de maratón que se envuelven en ellas para evitar la pérdida de calor corporal después de una carrera, pero el principal inconveniente es que el material es estático”, aseguró el coautor del trabajo, Alon Gorodetsky, profesor asociado de ingeniería química y biomolecular de la UCI. Pero, según el investigador, el equipo de ingenieros logró crear “una versión con propiedades modificables para que se pueda regular la cantidad de calor atrapado o liberado”. Luego de un trabajo arduo de investigación que conllevaba la observación, comparación y ejecución, llegaron a dicho resultado, en el que la autora principal del estudio, Erica Leung, estudiante graduada de la UCI en ingeniería química y biomolecular comentó: “Usamos un concepto similar en nuestro trabajo, donde tenemos una capa de estas diminutas ‘islas’ de metal que se unen entre sí". https://twitter.com/UCIrvine/status/1122977738929786881 “En el estado relajado, las islas se agrupan y el material refleja y atrapa el calor, como una manta tradicional Mylar. Cuando el material se estira, las islas se separan, permitiendo que la radiación infrarroja pase y el calor se escape”, añadió. Este nuevo material tiene muchas aplicaciones, como insertos reflectantes en edificios para proporcionar una capa de aislamiento que se adapte a diferentes condiciones ambientales; para fabricar carpas que serían excepcionalmente buenas para mantener a los ocupantes cómodos al aire libre; y para gestionar eficazmente la temperatura de componentes electrónicos valiosos.

¿En qué sentido el mundo de la moda se podría apropiar de este material?

La respuesta está en la ropa: “La temperatura a la que las personas se sienten cómodas en una oficina es ligeramente diferente para todos. Cuando una persona puede estar bien a 70 grados Fahrenheit (21ºC), la persona que se encuentra en el próximo escritorio puede preferir estar a 75 grados (cerca de 23ºC)”, comentó el investigador. Por lo tanto, este invento podría incorporarse en prendas que se ajusten a los parámetros de cada usuario, con el objetivo de que estos se sientan cómodos en un sitio de interior. Además, esto supone una ventaja, pues, “Podría generar un ahorro potencial del 30 al 40 % en el uso de energía para calefacción y aire acondicionado”. Con base en lo anterior, también supondría beneficios como el peso ligero, la facilidad y el bajo coste de fabricación, así como la durabilidad del material. “Puede estirarse y volver a su estado original miles de veces”, destacó el investigador.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Los invitados de lujo al show Gucci Cruise 2025 desde Londres.
Descubre los elegantes vestidos de verano 2024 preferidos por las mujeres francesas.
¿Cuál es el color de zapatos combina con todo? Aquí la respuesta de Carolina Herrera.