A qué se enfrenta London Fashion Week

lonodn.jpg

La Semana de la Moda de Londres abrió sus puertas el viernes para acoger a más de 60 desfiles durante cinco días, incluidos los muy esperados de Burberry y Tommy Hilfiger, pero eclipsada por el coronavirus que redujo la participación china. Los organizadores del London Fashion Week prevén que el número de “medios de comunicación y minoristas chinos se vea considerablemente reducido debido a las restricciones de viaje”. Para llegar al público chino -el mayor consumidor de lujo del mundo-, la directora del British Fashion Council (BFC), Caroline Rush, anunció haber llegado a un acuerdo con el medio en línea Business of Fashion China que transmitirá comunicados, imágenes y vídeos de los desfiles. La epidemia de COVID-19 causó ya unos 1,400 muertos y ha contagiado a más de 60,0000 personas en China desde su aparición en diciembre. En el Reino Unido se registraron nueve casos. https://www.instagram.com/p/B8iy1d_Bv0Z/?utm_source=ig_web_copy_link Como medida de precaución, cada día se llevará a cabo una limpieza profunda del principal lugar de desfiles. El nuevo coronavirus “preocupa claramente a la industria de la moda”, dijo Stephanie Phair, presidenta del BFC. Burberry ya señaló a principios de mes el “importante impacto negativo” sobre la demanda de lujo en China, donde la marca tuvo que cerrar una veintena de tiendas. Sin embargo, segúnStephanie, “la industria de la moda ya enfrentó desafíos y es una industria resistente”. Las repercusiones económicas de esta epidemia vienen a sumarse a la preocupación provocada por el Brexit. El Reino Unido salió oficialmente de la Unión Europea el 31 de enero y entró en un periodo de transición. Durante dicho periodo, Londres tendrá que negociar su nueva relación comercial con Bruselas, un tema clave para una industria tan internacional como la moda.

Inicios con melancolía

Pese a este contexto complicado, los británicos mantienen encendida la flama. Inaugurando las pasarelas, Yuhan Wang, originario de la ciudad china de Weihai, presentó el viernes su primera colección en solitario tras haber pasado por la cantera de talentos de la Fashion Week.

GettyImages-1206184344.jpg

Foto: Estrop/Getty Images)

Su colección respira melancolía: largos vestidos ligeros y floreados; encaje omnipresente; siluetas bohemias y románticas inspiradas en la era victoriana.

GettyImages-1206184447.jpg

Foto: Mike Marsland/Getty Images

También te interesará leer: Cambios en semanas de moda en Milán y Londres por Coronavirus

Un programa reforzado

Durante los cinco días de desfiles, grandes figuras de la moda británica presentarán sus colecciones otoño-invierno 2020/21, entre ellas las reinas de la cultura punk Vivienne Westwood, el viernes, y Pam Hogg, el domingo. Junto a otros grandes nombres como los ingleses Chalayan, JW Anderson y Victoria Beckham, el francés Roland Mouret y la serbia Roksanda Ilincic. El sábado hará su entrada en la pasarela londinense el búlgaro Petar Petrov, que lanzó su marca epónima en Austria en 2009. Además de los profesionales, el gran público podrá asistir a un desfile -Temperley London el sábado o De La Vali el domingo- tras pagar al menos 135 libras (175 dólares, 162 euros).

El dilema de la huella

Tras abandonar la Semana de la Moda de Nueva York, Tommy Hilfiger vuelve a Londres el domingo, con un desfile que hace hincapié en la faceta sostenible de sus creaciones. Como él, cada vez más creadores se preocupan por el impacto de la moda en el medio ambiente y optan por utilizar materias renovables y utilizar a artesanos locales. Esta tendencia se refleja en particular en las colecciones de los británicos Mulberry, Johnstons of Elgin y Phoebe English, que produce todo en Inglaterra. La moda británica busca cambiar su imagen y mostrar las buenas prácticas del sector con una exposición dedicada a la “moda positiva”. El martes, la joven creadora Rosh Mahtani, fundadora de la marca de joyas Alighieri, recibirá el “premio Isabel II de la moda” como reconocimiento a su “enfoque ético”.

GettyImages-1200791757.jpg

Las protestas por el impacto climático de la moda son parelas a London Fashion Week. Foto: David Cliff / Echoes Wire/Barcroft Media via Getty Images

Insuficiente, dicen los ecologistas del movimiento de desobediencia civil Extinction Rebellion, que reclaman, simple y llanamente, que se cancele la próxima Fashion Week en septiembre. Y piden medidas urgentes contra la “explotación del planeta, las personas y los animales” por la industria de la moda. Ya llevaron a cabo varias acciones en la precedente durante London Fashion Week y prevén nuevas protestas el sábado. Con información de Agence France-Presse

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Blue Book 2024: Tiffany Céleste celebra la imaginación sin límites de Jean Schlumberger y su fascinación por los misterios del universo.
Las faldas largas más bonitas para verano según las españolas.
Destaca el icónico brazalete en un estilo narrow.