10 looks inolvidables de Diana de Gales

Diana de Gales

El 1 de julio de este 2021, la princesa Diana de Gales cumpliría 60 años de edad. La recordamos haciendo un repaso por sus 10 looks más emblemáticos.

Por Gabriella Morales Casas @harpersbazaarmx

El 1 de julio de 2021 se celebra el 60 natalicio de la princesa Diana de Gales, madre de William y Harry y sin duda, la mujer más fotografiada del Siglo XX, la más espectacular de las princesa de la realeza moderna y también la más trágica por su corta vida, interrumpida en un violento accidente automovilístico en París, en medio de una persecución de paparazzi, en 1997. Pero hay algo más: su estilo. A 24 años de su partida y 40 de su boda con aquel voluptuoso vestido chantilly de mangas abullonadas, Lady Di sigue siendo referencia de la clase al vestir y de una elegancia que resiste la prueba del tiempo… Repasamos sus mejores looks de noche, que a la distancia notamos que eran el reflejo de su estado de ánimo y la expresión de su identidad durante las distintas etapas de su vida: desde los más románticos hasta los más audaces. Esta es la evolución del estilo de Diana durante los 16 años de su principado.

1. Tuxedo

La princesa de Gales era asidua a las botonaduras estilo tuxedo tanto en trajes sastre como en vestidos y hasta en trajes con todo y chaqué… Solo por eso no es novedad que haya elegido un gown que emulaba a un smoking de terciopelo, con las líneas de satén marcas y hasta las del bolsillo, y tres botones blancos como preludio del escote en picos. Los guantes negros y el brazalete de diamantes en corte brillante coronan la elegancia. Lo usó para la premiere de la obra “1492, Conquista del Paraíso”, en el Teatro Empire Leicester Square, en Londres. La foto es del 19 de octubre de 1992, meses después de la publicación del libro “Diana: Su verdadera historia” de Andrew Morton, en el que la princesa participó de forma secreta.

lady-di-1.jpg

Foto: Getty Images

2. Vestido de la venganza

Es junio de 1994 y Diana de Gales lleva dos años separada del príncipe Charles, ya ha salido el libro de Andrew Morton que revelaba los episodios de intento de suicidio y la anorexia de la princesa, pero en una intentona por contar su versión Charles acaba confesado en una entrevista con Jonathan Dimbelby en la cadena ITV que sí había sido infiel. La elección de este vestido es considerado por los royal watchers como el “vestido de la venganza” por el simple hecho de que la entrevista y el evento sucedieron el mismo día. Además es negro, escotado, ceñido con drapeado del que sobre sale una estola que deja ver las sexies medias negras hasta el muslo. La pieza es de Christina Stambollian y la joya su famoso choker con zafiro. El evento es una gala filantrópica de la Galería Serpentine en Londres.

Diana de Gales

Foto: Getty Images

3. Galliano...

Nada tan simple y sexy como la seda con encaje. Es elegante y sutil, pero al mismo tiempo provocador, como todo lo que hacía John Galliano en su boom dentro de la moda parisina primero bajo su nombre propio y luego como director creativo de Dior, a partir de 1996. Antes de llegar a la cabeza de Dior, Galliano le apresuró a Diana un vestido de su primera colección para la gala del Metropolitan Museum of Art en enero del 95. Diana cautivó por el escote plisado y el encaje asomándose, algo divino pero arriesgado para ella, que no estaba acostumbrada a estilos tan reveladores; por el contrario, para Galliano resultaba discreto (al menos para lo que veríamos después).

lady-di3.jpg

Foto: Getty Images

4. El halter azul

El 28 de junio de 1995 se había firmado el divorcio entre los príncipes de Gales, algo tan necesario como doloroso; por eso Diana necesitaba mostrarse firme y segura ante las cámaras como lo hizo en la fiesta de verano de la Galería Serpentine –el lugar de sus grandes éxitos de moda–. Para ello no escogió un vestido de gala, sino de coctel, corto y escotado: un halter bordado de encaje sobre la tela y la falda arriba de la rodilla, con un coqueto drapeado. Esta propuesta no falló con zapatillas de pulsera al tono y una clutch plateada. Las perlas Collingwood en forma de joya le dieron el toque perfecto a un atuendo que no necesitaba más que su percha.

Diana de Gales

Foto: Getty Images

5. ¡La era Versace!

El fallecido diseñador italiano (a cuyo funeral acudió la princesa unas semanas antes de su propia muerte), era el couturier de la época y amigo personal de la princesa, a quien el modisto le hizo este famoso vestido especialmente: largo, discreto y con la sutileza en el corte del cuello, Diana de Gales lo usó para la gala de caridad del Field Museum Of Natural History en julio de 1996. Los zapatos a juego son de Jimmy Choo. Volvería a usar Versace ese mismo otoño en Australia, un bello vestido largo, azul y asimétrico en octubre de 1996.

lady-di8.jpg

Foto: Getty Images

6 . El V-neck sexy

Diana amaba los bordados de rosas, uno de los símbolos victorianos de Inglaterra que la familia real cultiva desde hace décadas: “The English Roses”, como se les conoce mundialmente. Las formas de las rosas del jardín del Palacio de Kensington fueron el concepto para uno de los vestidos de coctel más hermosos con el que se vio plena: un Catherine Walker corte sirena con mini halter bordado de cristales y perlas sobre el encaje chantilly, a juego con el clutch baúl. El evento fue una cena benéfica de moda en Washington, D.C., en septiembre de 1996, ya soltera de nuevo; en la foto la acompaña Ralph Lauren.

lady-di4.jpg

Foto: Getty Images

7. The Swan Lake

Era el 3 de junio de 1997, el último año de su vida Diana cambió radicalmente de look: se alació sus consabidas ondas por un corte casco y flequillo. El evento es la gala de “El lago de los cisnes” en el Royal Albert Hall de Londres y fue la noche en la que, se dice, fue presentada formalmente con Dodi Al Fayed. Acudió con un vestido de coctel muy recordado por lo sexy del corte y la seguridad con la que lo lleva. Es un shift dress azul con cristal bordado (y moñitos en los tirantes), obra del diseñador marroquí Jacques Azagury, que se llamó “el vestido Lago de los Cisnes” como el set de joyas de perla y diamantes de Garrard, que según las fuentes de la época no lo había terminado de pagar pues los aretes a juego aún no quedaban listos, motivo por el que no alcanzó a poseerlos.

lady-di9.jpg

Foto: Getty Images

8. Lady in Red

Diana acudió a la gala de la Cruz Roja de los Estados Unidos, dirigida entonces por la congresista y ex secretaria de estado republicana Elizabeth Dole en Washington. Eligió el color por la temática, ya que no era frecuente que utilizara tonalidades carmesí en las galas (al menos, no tanto como los azules y blancos). En el mismo evento, pero en 1990 llegó un Victor Edelstein con las perlas Collingwood; ahora se había decantado por un Jacques Azagury de top de escote barco bordado con cuentas y la falda de chifón. Era el 17 de junio de 1997, el último verano de Diana.

lady-di2.jpg

Foto: Getty Images

9. El gran verano de Diana

Cuando Diana de Gales se liberó de su pasado decidió subastar todos sus vestidos icónicos a través de una gala con la casa Christie’s; de hecho, varios modelos se los había regalado a sus amigas en el pasado, pero al ver la fascinación que sus looks causaban decidió escribirles para que se los devolvieran y los donaran a la causa. Fue la feliz anfitriona el 22 de junio de 1997 y para ello usó el inolvidable vestido de coctel de Catherine Walker en tela blanca con brocado rosa y plata con forma de flores. La curadora de los vestidos fue Meredith Etherington-Smith y recaudaron 3 millones de dólares. Una semana después, Diana salió en la portada de Vanity Fair con un look contemporáneo bajo la lente de Patrick Demarchelier.

lady-di6.jpg

Foto: Getty Images

10. El último coctel

El centenario de la famosa Tate Gallery de Londres coincidió con el cumpleaños 36 de la princesa Diana de Gales: el 1 de julio de 1997; fue su última gala pública, una gala organizada por la maison Chanel para 500 invitados de altísimo perfil, entre ellos políticos, empresarios, aristócratas y celebridades; Diana y su hermano el conde Spencer acudieron juntos, además del entonces vizconde Linley, David Armstrong-Jones, hijo de la princesa Margaret. La princesa hizo su entrada triunfal con un shift dress de escote cuadrado, en color negro brillante que adornó con su famoso choker de esmeraldas (a juego con los aretes y el brazalete), aquí fue cuando se tomó la famosa foto en la que se tapa el escote con la clutch, como un turco que hoy usamos todas las mujeres del mundo…

Diana de Gales

Foto: Getty Images

Recomendamos:

La chaqueta más bonita de Lady Di vuelve a ser tendencia y te decimos cómo llevarla

La evolución de estilo de Lady Di, antes y después del príncipe Carlos

20 looks de maternidad que usó Lady Di y pueden ser inspiración para Meghan

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Cómo vestir con estilo boho este verano 2024.
El espectacular look de Naomi Campbell en el estreno de Furiosa en Cannes 2024.
Rosalía se convierte en la nueva embajadora de Dior.