Sex and The City en la vida de la mujer moderna: ¿sigue vigente en la era feminista?

sex and the city feminista

Una historia que marcó las vidas de generaciones podría tener que bajarse del trono; tras el glamour, el romance y el estilo de Sex and The City existe una narrativa que cada vez más pierde vigencia en la era feminista. Te contamos por qué. Hoy se cumplen 20 años desde el día en que Sex and the City se emitió por primera vez en nuestras pantallas. En muchos sentidos, fue innovador: divertido, inteligente y emocionalmente honesto, con una mirada franca y cálida hacia la amistad femenina, el sexo y la vida de soltera. Pero a medida que ha pasado el tiempo, ya no es tan fácil verlo como antes. Sopesamos lo bueno, lo malo y lo feo de uno de los programas de televisión más famosos de todos los tiempos.

Lo bueno

sex and the city feminista

Foto: HBO.

Cambió nuestra visión de la vida de soltera para siempre

Las protagonistas de Sex and the City están en sus treintas, y salvo Charlotte, ninguna de ellas estaba interesada en el matrimonio. Todas tenían trabajos que amaban y encontraban gratificantes y amigos que, en su mayor parte, les ofrecían amor, diversión y apoyo. El programa fue uno de los primeros en demostrar que no es necesario establecerse y casarse con el primer hombre que conozcas después de cumplir 30 años. De hecho, enseñaba que a veces no importa cuán perfecto sea el hombre, si no estás enamorada no funcionará. Nos dijo en voz alta que si no está bien, no hay conformarnos. Fue el primer programa en decir que las mujeres no necesitan emparejarse y casarse para ser felices; estas mujeres se divirtieron, bebieron, tuvieron relaciones sexuales y trabajaron duro; amaron sus vidas. Fue un recordatorio de que el amor y la satisfacción pueden venir de muchas formas diferentes: puede ser una carrera que amas, amigos que adoras o encontrar un lugar que te haga sentir como en casa, y que hay más a lo que aspirar que a la perfecta relación romántica.

Pasó, y con méritos, la prueba de Bechdel

Las películas y los programas que cuentan historias de mujeres todavía no son tan comunes como deberían (de hecho, es la razón por la que tantas actrices están creando sus propias compañías de producción). Pero Sex and the City se adelantó al juego en este caso, pasando la Prueba de Bechdel con gran éxito. Cumplió con los dos primeros criterios de la prueba fácilmente; el programa contó con más de dos personajes femeninos nombrados que realmente hablaron entre sí (de hecho, las relaciones entre los cuatro protagonistas fueron la base de toda la serie). El segundo, ¿hablan de otra cosa que de un hombre? La respuesta es, en resumen, sí. Aunque Carrie, Miranda, Samantha y Charlotte dedicaron mucho tiempo a hablar sobre el sexo y sus intereses amorosos, las historias del programa iban más allá de la tarifa estándar de una película para mujeres. Teníamos la trama del cáncer de Samantha, la soledad posterior al parto de Miranda, las luchas de Charlotte con la fertilidad y la batalla de Carrie con las expectativas injustas a medida que las mujeres envejecen.

Fue la primera serie enfocada en las amistades femeninas

No habría Girls si Sex and The City no hubiera llegado primero. Sí, a veces resultaba tedioso, pero el diálogo entre estas cuatro mujeres no tuvo rival. Habíamos visto la amistad femenina en la pantalla antes, pero nunca fue el centro de atención. Estas mujeres se apoyaron en gran medida y fueron amables entre sí. Se hicieron reír entre ella. Se amaban lo suficiente como para decir verdades incómodas incluso cuando no querían escucharlas. Estaban, en su mayor parte, siempre allí una para la otra y parecían valorarse por igual. El aspecto más irreal era que, independientemente de los bebés, los trabajos y las parejas, tenían mucho tiempo para pasar el rato juntas. Sin embargo, en general, prevaleció el tema de que incluso si sus carreras y sus vidas amorosas eran un desastre, su amistad era una fuente constante de fuerza y seguridad.

Introdujo la alta-baja costura a la cultura mainstream

Carrie Bradshaw podría haber tenido un gusto por las marcas de lujo, particularmente los tacones Manolo, pero también usó un tutú que le costó al diseñador de vestuario del programa 5 dólares en una tienda de segunda mano. Para cada uno de los personajes, la moda era una forma de autoexpresión, aunque fuera un poco obvia. El glorioso descaro y la facilidad de Samantha con quien se tradujo en minivestidos sexys y colores brillantes y atrevidos de la cabeza a los pies. Para Miranda, una abogada trabajadora, todo se trataba de trajes poderosos, petos y gorros acolchados. Charlotte expresó su amor por la tradición a través de vestidos inspirados en Audrey Hepburn y looks elegantes.

Lo malo

sex and the city feminista

Foto: HBO.

Es una serie extremadamente blanca

Curiosamente, para un programa ambientado en una de las ciudades más diversas del mundo, había muy pocos personajes que no fueran caucásicos. En un momento, Samantha sale con un ejecutivo discográfico negro, pero su relación se ve frustrada por la hermana del hombre que no quiere que su hermano salga con una mujer blanca, lo que juega muy bien dentro del mito de la “mujer negra enojada”. En la primera película, los productores buscaron remediar este problema eligiendo a Jennifer Hudson como la asistente agradecida de Carrie, quien se encargó de ordenar su correo y se mostró emocionada cuando su jefa le regalaba espectaculares prendas.

Tenía una representación simplista de la comunidad LGBT+

Solo hay dos tipos de hombre gay en Sex and the City: el hombre de campo con una delicadeza para el estilo, y el amigo que reparte el sabroso chisme en forma cómica. Samantha tiene un breve coqueteo con una lesbiana y Carrie con un hombre bisexual (que, en su mayoría, la horrorizó y confundió), pero los dos papeles gay más importantes —los mejores amigos de Carrie y Charlotte— Stamford y Anthony, son caricaturas perfectas de un hombre gay que es extravagante y obsesionado con el estilo. Luego, en las terribles películas, los dos que se odiaban en el programa, se casan porque, obviamente, no había otros hombres con los que casarse en Nueva York.

Retrato del materialismo en sus peores extremos

En la serie, la obsesión del cuarteto por las compras y los artículos de diseño parece poco realista. No hace falta decir que pocos periodistas de moda independientes podrían permitirse el nivel de riqueza que disfruta Carrie. El apartamento, el vestuario, el estilo de vida glamoroso fueron anunciados como un símbolo de su éxito. Y no olvidemos el momento insoportable en la película cuando Carrie acepta casarse con Big siempre que él le compre un vestidor “realmente grande”. Solo sabemos que Carrie habría sido una pesadilla en Instagram. Las cuatro mujeres viven en una burbuja blanca y rica con poco interés en las personas fuera de sus vidas privilegiadas.

Carrie era de todo, menos sorora

Aunque el enfoque del programa en la amistad femenina fue admirable, la mayoría de las mujeres habrían eliminado a Carrie de su círculo. Absorta en sí misma, narcisista y llorona, Carrie avergonzó a Samantha, envió a su novio a cuidar de Miranda cuando estaba enferma y se negó a hablar con Charlotte cuando ella se negó a prestarle dinero. Hubo un tiempo en que Miranda quería un aborto y en lugar de estar allí para su amiga, Carrie pasó días caminando por Nueva York preguntándose cómo sería la vida si no hubiera tenido un aborto 13 años antes. Mientras Samantha estaba recibiendo quimioterapia, Carrie pensó que era apropiado aburrirla con los detalles de su incipiente relación con Petrovsky.

El final fue, perdón que lo digamos, terrible

Aunque el programa dice que se trata de la amistad más que de los hombres, las cuatro pasan mucho tiempo hablando de ellos. El final no ayudó. A pesar del antiguo mensaje de Sex and the City de que había más en la vida que casarse y establecerse, todos los personajes hicieron precisamente eso. Olvida lo que dijo el programa sobre las relaciones tóxicas que no te hacen feliz. Y ni siquiera pensemos en la película, donde se culpó a Miranda de la infidelidad de su esposo porque estaba demasiado ocupada trabajando, o que el pináculo de la película ve a Big construyendo a Carrie el clóset por el que debería estar siempre agradecida. Cynthia Nixon, que estaba “devastada” por la escena, lo dijo mejor: “Me pareció que el programa trataba mucho sobre el empoderamiento femenino y sobre mujeres tomando sus propias decisiones y mujeres defendiendo lo que querían y apoyándose a sí mismas”. “Entonces, para mí, que esta [escena] sea el clímax de la película, que tu marido muy rico te construyó un bonito armario para tu ropa, pensé, ‘Wow, eso no es realmente lo que amas del programa. No es para eso que lo estábamos haciendo”. Podría habernos dado un final completo, pero Sex and the City todavía merece nuestro respeto a pesar de no ser un ideal feminista. No las películas, son insalvables, pero la serie con sus cuatro protagonistas femeninas, cada una fuerte, inteligente y divertida, sigue siendo digna de nuestro tiempo 20 años después. Movió al menos algunos de los estereotipos sobre las mujeres hacia adelante, y por eso, estaremos eternamente agradecidas. Traducción de Sex and the City: What it got right vs what it really didn’t por Ella Alexander.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
I Am: Celine Dion: sinopsis, fecha de estreno y más del documental de la cantante
Así será la película en español de Selena Gomez.
Platicamos con la directora de cine Chui Mui Tan acerca de su más reciente proyecto cinematográfico: el capítulo 27 de la serie Miu Miu Women’s Tales.
Así sería el enredo amoroso entre Colin Bridgerton y Penélope en la tercera temporada.