Top 5: Razones por las que Sabrina conquistó los 90

Top 5: Razones por las que Sabrina conquistó los 90

Nuestra bruja favorita fue una gran influencia en nuestra vida.

Si tuviste la dicha de nacer entre mediados de los 80 y principios de los 90 seguro viviste una de las mejores épocas de la televisión, ya que transmitían caricaturas bastante buenas y series de televisión que nos atrapaban por completo, como Sabrina, the Teenage Witch, una divertida serie protagonizada por Melissa Joan Hart, Beth Broderick y Caroline Rhea, quienes interpretaban a Sabrina Spellman, Zelda Spellman e Hilda Spellman, respectivamente.

Sabrina, the Teenage Witch se transmitió de 1996 a 2003, contando con un total de 7 temporadas y una magnífica historia que atrapó a hombres y mujeres adolescentes por igual, ya que era una serie bastante original y divertida que no hacía distinción, convirtiéndose en un referente de la televisión de los 90.

Por distintos motivos, Sabrina, the Teenage Witch se convirtió en el programa favorito de muchas adolescentes de esa época, pero estas son las cinco principales razones por las que simplemente amábamos ver a la bruja adolescente en la pantalla.

Sabrina era la chica cool que todas queríamos ser

via GIPHY

Para todos los chicos de esa época, Sabrina fue uno de los despertares sexuales de su adolescencia, por lo tanto todas las niñas queríamos ser como ella, igual de bonitas y carismáticas, capaces de llamar la atención del hombre que teníamos en la mira, que común mente era el más popular de la escuela. Además, los actores más guapos de esa época formaron parte de la serie en algún momento, hasta el mismo Ryan Reynolds apareció ahí.

Se vestía con estilo

via GIPHY

Si volteamos a ver nuestro pasado, tal vez, a muchas nos parezca ridícula la moda de ese entonces o lleguemos a pensar que era mejor que la de ahorita, pero nadie negará que en ese entonces todas moríamos por vestir exactamente igual que Sabrina, tener el mismo estilo de moda. Muchas incluso llegamos a utilizar a la bruja adolescente como nuestro gurú de la moda, lo triste de la vida era el momento exacto en el que nos dábamos cuenta que la ropa no se nos veía como ella, pero eso no importaba, mientras tuviéramos actitud lo demás salía sobrando.

Hilda y Zelda <3

via GIPHY

Sabrina vivía con sus tías, aunque una era la adulto responsable, la otra era la tía divertida, buena onda, súper sonsacadora y permisiva, las dos eran un complemento perfecto para la vida de la adolescente, tanto que seguro muchas pensamos que tal vez la vida sería más fácil y divertida si viviéramos con nuestras tías, pero luego las volteábamos a ver y cambiábamos de opinión.

Las boy bands que estaban de moda aparecían

via GIPHY

Toda mujer, en algún momento de nuestra vida, somos alcanzadas por alguna boy band que está de moda y en los 90 estas abundaban, así que Sabrina, the Teenage Witch no perdió la oportunidad de incluirlas en sus episodios, los cuales hicieron que amáramos aún más la serie por estas agradables sorpresas. Bandas como Violent Femmes, Sixpence None The Richer y, por supuesto, N*SYNC, eso sin contar la vez que la estrella femenina del pop más grande de ese entonces también estuvo presente, obvio hablamos de Britney Spears.

¡SALEM!

via GIPHY

Salem es y siempre será el gato favorito de todos, aunque no te gusten los gatos, ya que era el mejor personaje de Sabrina, the Teenage Witch y háganle como quieran. Además de ser muy sincero y directo, siempre se la pasaba comiendo y le gustaba ser el centro de atención, pero lo mejor del gatito era cuando se metía en problemas y no podía librarse de ellos, era lo más divertido de todo y, por si eso fuera poco, siempre tenía los mejores comentarios en los momentos más inoportunos.

A parte se veía súper bonito cuando portaba algún vestuario o disfraz para alguna celebración, todo un personaje.

Nota original @SMASH

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
¿Cuándo sale la temporada 5 de Stranger Things? Y más detalles que se saben al momento.
Películas de moda que merecen verse antes de volver a obsesionarnos con la secuela de Devil Wears Prada.