Tres alternativas top al tentador (pero limitado) vestido de lentejuelas

opciones para sustituir el vestido de lentejuelas

¿Otra vez quieres comprarte un vestido de lentejuelas para las fiestas? Recuerdo mi primer vestido de lentejuelas -o de un material muy similar. Era de bebe (o sea, de la marca bebe), en tono coral y muy corto, por supuesto. La verdad es que ni el color ni el modelo ayudaban; parecía que bailaba en un grupo tropical o que mi cola de sirena se había transformado en un vestido para que me salieran las piernas. Por años me pregunté “¿En qué estaba pensando?”. No estaba, punto. Había sido víctima de la llegada de la temporada festiva, o sea, de la lentejuela y el máximo brillo. Parece una maldición porque las marcas se empeñan en presentar como parte de su colección de holidays esos vestidos que, aceptémoslo, vas a usar una sola vez. La razón es porque no aplica para distintos eventos (bendito Little Black Dress), tal como el vestido de novia. ¿Acaso vas a querer reutilizarlo el próximo diciembre? Sería lo ideal. Tampoco estás haciendo un TikTok sobre cómo pasan los años en tu vida usando el mismo vestido (qué flojera y depresión).

Por: DAFNE RUIZ

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por superdown (@superdown)

¿Por qué nos atrae tanto el vestido de lentejuelas?

No es que todas llevemos una “aventurera” dentro, más bien nos hemos dejado convencer de que el vestido ideal para las fiestas lleva lentejuelas. En caso de que la ames sin control, lo recomendable es que apuestes por el color negro o que el modelo lleve unos cuantos detalles, nada de rojo -a menos de que tengas una fiesta de disfraces con temática de cabaret- ni rosa, azul o amarillo -solo si te invitan a los Latin Grammy. Si insistes en la lentejuela (ya aplica al menos el “go big or go home”), estos dos son excelentes opciones:

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por retrofête (@retrofete)

Si ya te convenciste de que no quieres gastar en uno, por aquí, por favor:

En satén o estilo lencero (de preferencia color champagne)

O en cualquier otro color. En julio, Kate Moss fue imagen de la campaña de la colección ‘Into the Night’ de Zara y fue en ese momento que descubrimos que las fiestas se habían adelantado. Nunca había sido tan buena idea comprar tu vestido para Navidad o fin de año con tanta anticipación (porque por lo general, no estás pensando en qué te vas a poner para las fiestas cuando estás disfrutando el verano).

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por ZARA Official (@zara)

En Barbiecore

La tendencia que se impuso durante todo este 2022 seguirá presente en Navidad y Año Nuevo, así que no solo apuesta por el color sino por las transparencias muy al estilo de Florence Pugh. La valentía no viene incluida en el vestido, pero si es un Valentino seguro que agarras valor. Recuerda las sabias palabras de Emily en ‘The Devil Wears Prada’: “I’m wearing Valentino for crying out loud”. Un homenaje al famoso tutu de Carrie Bradshaw también aplica.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por @itsnbd

En metálico (en vez de el típico vestido de lentejuelas)

Es muy similar a las lentejuelas, pero en un nivel mucho más wearable que podrás escoger para cualquier ocasión y que no se verá fuera de lugar; desde salir a tomar unos martinis en un bar, en un exclusivo rooftop en Los Ángeles o Nueva York, hasta la fiesta de aniversario de tus suegros o algún festejo importante en la oficina, en fin, tú escoges.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por JULIA LOGAN (@julia__logan)

Sigue leyendo...

CFDA Fashion Awards 2022: los mejores looks de la alfombra roja

Vestidos de fiesta y cómo usarlos de acuerdo a la ocasión

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Las mejores combinaciones de ropa y accesorios para usar amarillo mantequilla.
Quién fue Yevonde, la fotógrafa a la que Miu Miu le rinde tributo.
Scarlett Johansson actúa menos de dos minutos en este corto de Prada y le llueven aplausos.
Zapatos bajitos, elegantes y cómodos para mujer en tendencia 2024.