La esclavitud debajo del ‘hiyab’ de seda

La esclavitud debajo del 'hiyab' de seda

Mientras la industria de la moda y el lujo se cuela en el Islam, Pakistán pretende legalizar la violencia contra la mujer

La industria de la moda (y el lujo) podrá tener un pie adentro de la cultura islámica –prostituyendo por varios millones de euros la premisa de que la moda es para empoderar a las mujeres, no para doblegarlas–, pero el Islam no da señal de apertura en cuanto a equidad de género.

El Consejo de Ideología Islámica de Pakistán cree que “golpear ligeramente a las mujeres” si, por ejemplo, rechazan tener sexo con su marido, es perfectamente legítimo. Tal es su convicción en la justicia de tal castigo, que el Consejo ha elevado en días pasados una (ridícula e indignante) propuesta para la promulgación de una nueva ley que autorice la violencia contra las mujeres.

El poderoso órgano constitucional opina que los golpes deben ser legales en otros supuestos como el de que una mujer se niegue a cumplir las órdenes de su marido, no se vista como él quiera o no se bañe después del coito o durante la menstruación.

Asimismo, según el Consejo, las palizas podrían darse si una mujer no usa hiyab, si interactúa con extraños, si habla en voz demasiado alta, si da dinero a otros sin el permiso de su esposo o si usa anticonceptivos sin preguntarle. En el caso de las enfermeras, no podrán atender a los pacientes masculinos (a menos que sean su marido, padre, hijo o hermano), y también, según el documento, los alumnos de sexos opuestos tendrán que continuar sus estudios de forma separada después de la primaria.

Por supuesto, el documento de 75 páginas detalla también la forma correcta de golpear a una mujer para “imponer disciplina”.

“Golpear en áreas donde la piel no es ni demasiado gruesa ni demasiado fina. No usar zapatos o una escoba para golpearla en la cabeza. No golpearla en la nariz o en los ojos. No romper ningún hueso o dejarle marcas. No golpearla vengativamente, sólo para recordarle sus deberes religiosos”, explica el Consejo.

El aberrante proyecto de ley ha sido redactado como respuesta a al movimiento liberal de la provincia de Punjab, en Pakistán, que impuso una controvertida ley progresista de igualdad de género llamada Ley de protección de la violencia contra las mujeres. En ella se pretendía dar más derechos a las mujeres y monitorizar a los maridos maltratadores con pulseras electrónicas. Sin embargo, el Consejo la tildó de “antiislámica”.

Cabe señalar que Pakistán es un país donde los ataques violentos y los “asesinatos de honor” –cuando se mata para “evitar una deshonra”– son todavía frecuentes y las mujeres llevan años luchando por sus derechos y por su seguridad. Las sugerencias del Consejo ideológico son recomendaciones no vinculantes y son aplicables solamente en el caso de ser aprobadas oficialmente por los legisladores del Pakistán, lo cual significaría un importante retroceso en los (pocos) avances que se han hecho en el país en pro de las mujeres.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR