Jacques Polge, creador de mitos

jacques-polge-foto-getty-images

Casi un siglo de experiencia respalda la calidad, exclusividad y originalidad de los perfumes Chanel, la nariz de la casa perfumera Jacques Polge habla sobre cómo es trabajar en ella, desde Grasse, Francia -lugar donde se cosechan las flores de más calidad y se entrenan las mejores narices. Jacques Polge es el heredero de la exclusiva y particular tradición olfativa de Chanel. Por una casualidad entró al mundo de la perfumería; antes, y como una de sus grandes y primeras pasiones juveniles, estuvo interesado en la literatura, pasión que no quedó ahí, pues hoy día vuelve constantemente sobre las páginas de Marcel Proust. A pesar de esto, desde muy chico sentía interés por todo lo relacionado con las esencias; su primer recuerdo olfativo se remonta al perfume que utilizaba su madre. Estudiante de literatura y a punto de convertirse en profesor, un día escuchó que una compañía situada en Grasse, Francia, buscaba “narices”. En ese momento supo que ésa era la oportunidad para entrar a dicho mundo. Después de años de estudio, aprendizaje y trabajo para distintas marcas, en 1978 se convirtió en el tercer “nariz” de Chanel, siguiendo los pasos de Ernest Beaux y Henri Robert. Relacionado: “Margot Robbie es la nueva imagen de Chanel” Coco, toda la gama de Allure, Antaeus, Chance, Egoiste, y Les Exclusifs, son algunas de las fragancias creadas por Polge. “Un perfume es como un poema: una manera distinta de expresión. Lo que me sedujo de la perfumería es que definitivamente se trata de una forma poética”, afirma en entrevista exclusiva para Bazaar desde la finca de Chanel, en Grasse. Este lugar es mágico, ya que conjunta la calidez de la ribera francesa, el intenso aroma de las flores y los años de tradición y experiencia. Definitivamente no se trata de una granja tradicional. Es impresionante estar en estas plantaciones y voltear a los alrededores para apreciar los brillantes colores de los interminables campos de flores. La pequeña población de Grasse está localizada a 15 kilometros al norte de Cannes, y a tan sólo media hora en auto de Niza. Grasse tiene una situación geográfica privilegiada, no sólo por su vegetación, ríos y cañones. Su clima, altura y suelo la hacen ideal para cosechar distintas variedades de flores de la más alta calidad. Desde hace muchos años, las grandes casas de perfumes y las “narices” más reconocidas han puesto la mira en esta ciudad para obtener las mejores esencias. No es casualidad que Patrick Suskind haya tomado Grasse como referencia para su novela El perfume, ni tampoco que de esos campos se hayan extraído por primera vez los jazmines y las rosas que dieron origen al mítico No. 5. A principios de 1920, Gabrielle Chanel convenció al ruso Ernest Beaux de que aceptara ser la cabeza de sus laboratorios, convirtiéndose así en la primera “nariz” de la casa. Beaux era muy conocido en la época porque su entrenamiento estuvo a cargo de Rallet, famoso perfumista francés que se dedicaba a hacer las fragancias para los zares. Después de la revolución bolchevique, Beaux se mudó cerca de Grasse, justo donde se encontraba el corazón de la perfumería francesa. Al momento de conocer a Coco, ya experimentaba con lo más novedoso, por lo que no le fue difícil materializar un perfume que combinara la intensidad metálica de los nuevos productos sintéticos con las más nobles esencias naturales. El toque final fue la adición de jazmines y rosas de Grasse para conseguir el No. 5, una poderosa fragancia que desde 1921 sigue siendo un ícono. A partir de aquel día, la receta se ha seguido al pie de la letra para mantener la calidad del perfume, y ahora Jacques Polge supervisa cada parte del proceso y selección de la mejor materia prima. Chanel ha tomado todas las precauciones para continuar con la misma manera de producción, por lo que desde hace años adquirió su propia finca en Grasse.

jacques-podge-foto-getty-images-I.jpg

La familia Muhl es la encargada de regir esta granja, que anualmente produce 20 toneladas de jazmín, cosechado en octubre, y 50 de rosa centifolia, producida en mayo. Tanto la plantación como la recolección se hacen a mano; es muy curioso saber que este último proceso es realizado en su mayoría por mujeres, mucho más delicadas al momento de arrancar las flores. Relacionado: “Los nombres de los joyeros más importantes del mundo” Cabe destacar que no utilizan ningún tipo de químico o pesticida, y la hierba se quita con máquinas especializadas. Inmediatamente después de la recolección, las flores son procesadas en la planta ubicados a un costado de los campos. Varios kilogramos son colocados en enormes extractores especiales y sometidos a distintos procesos hasta obtener un sólido (tipo cera), conocido en la industria como “concreto”. A éste se le añade alcohol, se mezcla y finalmente se filtra para obtener “absoluto”, o sea, el perfume puro. La cera que queda es aprovechada por los laboratorios de belleza para aromatizar las cremas y jabones. Gracias a la forma idéntica de extracción y procesamiento anual, se obtiene exactamente la misma calidad para cada perfume. Queda claro por qué todo lo anterior hace a Grasse tan especial. Y particularmente sobre las rosas, Polge menciona que la rosa centifolia producida en la finca de los Muhl es única, porque es más suave, dulce y más floral, a diferencia de la rosa damasina de Turquía y Bulgaria. Además, el suelo y la temperatura la hacen distinta a cualquier otra que se pueda encontrar en el mundo. No está de más decir que tanto el jazmín como la rosa de Grasse se usan exclusivamente para la producción anual del No. 5. Si los demás perfumes de Chanel necesitan estos ingredientes, son tomados de otro lugar. Reconocido internacionalmente por la audacia de sus perfumes, la vida de Jacque Polge es crear. Cuando lanza un nuevo producto, ya está pensando en el siguiente y en el próximo. Con tanta competencia, sostiene que cada vez es más difícil hacer propuestas innovadoras y decir algo diferente. Y también es muy complicado encontrar un nombre para la fragancia por todos los aspectos legales que implica. Por ejemplo, dice que Chanel siempre busca que éstos tengan un significado con su historia, que resulten interesantes y coherentes con lo que quieren transmitir. Jacques Polge es también famoso por buscar los mejores y más novedosos ingredientes para sus creaciones. Entre sus olores favoritos están el junípero, pimienta, sándalo, limón, rosa y jazmín. Para él, lo que hace a una gran “nariz” no es la capacidad de reconocer miles de olores, sino que todo se centra en la creación. Se necesita mucha más imaginación y un buen “olfato” inventivo. Relacionado: “Diane Von Furstenberg en sus propias palabras” Con tantos años creando fragancias entre las cuales se encuentran: rive Gauche, de Yves Saint Laurent, Diva de Emanuel Ungaro, Tiffany for Men, Bleu de Chanel, Allure y las variantes de Coco, la pregunta acerca de dónde proviene su inspiración es obligada. “Mi inspiración viene de fragancias que han desaparecido. Mis perfumes no tienen que ver con personas en particular. Si fuera un escritor, me inspiraría en otras creaciones ya escritas. Siempre hay excepciones, Allure Sensuelle fue creado a partir del tono de voz de Ana Mouglalis. La inspiración de Coco Mademoiselle fue Coco, me gusta trabajar sobre las mismas fragancias y a partir de una puedes seguir creando”. Lo que Jacques Polge hace es reinterpretar los grandes mitos o los grandes olores, reescribir la historia; pero al hacerlo produce algo distinto. Y justamente ésa es su última empresa: Eau Premiere No. 5 es una recreación del icónico No. 5. “Tuve el sentimiento de recrear el No. 5 con nueva tecnología, estoy utilizando nuevas moléculas. Por ejemplo, antes de la guerra se conocían seis tipos de jazmín, ahora hay más de 200. Eso me dio la posibilidad de usar diferentes facetas de esta flor. Le di más suavidad y transparencia porque ahora sabemos cómo decolorar un líquido sin difuminar el olor, lo cual no se podía hacer cuando fue creado”. El ylang ylang, la rosa, la vainilla y el jazmín se funden de forma novedosa para dar un nuevo acercamiento. Eau Premiere se trata de una versión más joven, fresca, juguetona y duradera que la original. Sin duda, es algo nunca antes visto porque si alguna fragancia sigue y seguirá atravesando los siglos es el No. 5. Para muchas, el sueño es alcanzar el momento de usar dicho perfume, y la buena noticia es que ésta es una versión mucho más fácil y accesible de usar. Y Jacques Polge concluye afirmando que su creación va más allá porque “es la reinterpretación de un periodo en el tiempo”. La tradición perfumera de la casa continúo con la incorporación del hijo de Jacques Polge, Olivier quien se unió a la casa perfumera gracias a la visión de Christopher Sheldrake, con el objetivo “de garantizar la conservación de un patrimonio olfativo único e innovador”, Olivier debutó en el año 2015.

Texto por Martha Petraca

Síguenos en Instagram

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Harper’s Bazaar en Español (@harpersbazaarmx) el

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
El mejor estilo de corte bob con baby bangs para lucir después de los 40.
Rihanna es la nueva cara de la exitosa fragancia femenina J’Adore de Parfums Christian Dior.