Moda Sostenible vs Fast Fashion, el precio de la moda en la actualidad

sustentable-fast.jpg

En los últimos tiempos la industria ha tenido una nueva (obsesión) interés para nada egoísta: la moda sostenible, una forma de contribuir al cuidado del planeta, más aún cuando ha sido planteado por años que es una de las más contaminantes en el mundo. Hasta este punto todo parece estar a favor, siendo una especie de iniciativa inspiradora, sin embargo dentro de todo surge una incógnita: ¿la moda sostenible debería ser más accesible? La respuesta es que posiblemente sí. Pero, ¿por qué? Todo se desglosa a que el consumidor promedio puede pagar exclusivamente fast fashion, una industria que sabemos que tiene tanto un gran costo humano como natural. Para empezar, solo basta recordar las condiciones terribles, largas jornadas laborales y salario mínimo que son solo algunos aspectos que conlleva la industria del fast fashion (los cuales ya no son para nada un secreto), a ello se suma la cultura de las tendencias transitorias en lugar del estilo personal que deja vastas cantidades de ropa rápidamente desactualizada y lista para desecharse. https://www.instagram.com/p/BouIfVEhoKf/?taken-by=stellamccartney Además, de acuerdo a un artículo, aproximadamente 80 libras de ropa por persona se desechan cada año solo en Estados Unidos, una cifra que se ha duplicado en los últimos 20 años. ¿Las devoluciones gratuitas? La mayor parte de eso termina en un basurero, no en los estantes de las tiendas. A ello se suma que gran parte de la ropa perteneciente al fast fashion está hecha de poliéster, que produce microfibras dañinas que caen al agua cuando se lavan., después de hundirse en el océano, estos contaminantes son tragados por el plancton y los mariscos, que luego son consumidos por los humanos, lo que representa una grave amenaza para nuestra salud. Y no solo eso, sino que además los químicos tóxicos utilizados en la agricultura para cultivar algodón han causado tumores cerebrales en los agricultores que los cultivan y algunas malformaciones en sus descendientes. ¿A qué va todo esto? En pocas palabras a dejar en claro que el fast fashion es malo. Pero, el objetivo tampoco es satanizarlo sino indagar en... ¿qué otras alternativas existen después del gran fenómeno que abunda en las calles? La moda sostenible probablemente sea la opción, si no nos ponemos a pensar en lo difícil que puede ser incluso adquirir una sola pieza. Es justo en este punto cuando aparece la moda sustentable, que aunque con un gran propósito, presenta el mismo problema que la industria del lujo: lo poco asequible. Aquí es cuando entra, por ejemplo, la propuesta de Stella McCartney que es vista en gran medida como la precursora de la moda sostenible. https://www.instagram.com/p/Bn3v6k3BtjF/?taken-by=stellamccartney Ver también: Stella McCartney diseña los primeros Stan Smith libres de piel animal Y es que si bien es altamente admirable que integre el nailon reciclado en sus diseños y fuentes de viscosa de una manera que protege los bosques antiguos, su ropa no tiene un precio para el consumidor promedio, y de ahí se siguen las demás marcas de moda sostenible, que aunque son destinadas a ser asequibles superan con creces la mayoría del presupuesto de la población. En el panorama, figuran también marcas como The Reformation con prácticas comerciales éticas: a cambio de las emisiones y el agua que generan, ayudan a plantar bosques para capturar naturalmente el CO2 del aire, invertir en soluciones de agua limpia y comprar compensaciones de gases de vertederos, ¿el precio de sus vestidos? 200 dólares (casi 4 mil pesos mexicanos). Por otro lado, también figura la marca londinense Birdsong enfocada en la fabricación de ropa en el Reino Unido con mujeres que reciben un salario digno, pero que sus jeans tienen un precios de 125 libras (3 mil pesos), una inversión que muy pocos pueden hacer. Ver también: Marcas sostenibles: nuestra nueva obsesión Respecto a ello y haciendo una análisis, un experto financiero dedujo que en promedio acostumbramos a gastar un 5% de nuestros salarios en ropa (y eso basándose en lo mínimo y en Reino Unido), por lo que esto descarta cualquier posibilidad de comprar ropa de fuentes sostenibles. Parece sencillo decirle a la gente que compre en tiendas de caridad y de ropa “second hand”, pero cuando el 18% de la ropa está desechada por desgaste y el 26% se ha pasado de moda, ¿qué se espera que la gente encuentre en las tiendas de caridad que valgan la pena, sin tener en cuenta que es una práctica que consume mucho tiempo. Tomando en cuenta todo lo anterior, la presión para dejar de comprar moda rápida es difícil de soportar cuando los CEOs de las cadenas de fast fashion ganan miles de millones al año, dinero que podría usarse para hacer ropa sostenible y asequible. Para darnos una idea, tan solo el año pasado, Philip Green, presidente de la compañía propietaria de Topshop y una gran cantidad de otras marcas de high street, fue valorado en 3.800 millones de libras. Mientras Arthur Peck, el CEO de GAP Inc., ganó $15.6 millones el año pasado. Lo cual da mucho qué pensar, pues si solo el 10% de ese dinero se destinara a pagar más a los trabajadores de la confección y comprar materiales que no dañen el planeta, supondría una gran diferencia para la industria. Hasta aquí, hemos dejado en claro que el fast fashion sí es un gran problema, pero parece que en esa circunstancia la moda de lujo tampoco está ajena, pues de acuerdo a Orsola de Castro, cofundadora y directora creativa de Fashion Revolution: “En el mercado de lujo, joyería, cachemira, la cantidad de cuero que se produce, todo daña el medio ambiente. La ropa de diseñador puede ser más costosa, pero aún no está pagando correctamente a los trabajadores de la cadena de suministro o incluso el salario mínimo. Hay que abordar toda la industria, no solo la moda rápida ". Ver también: Maneras de usar moda sustentable sin perder el estilo según Rebecca Corbin -Murray De hecho, si pudiéramos permitirnos gastar más en ropa, no necesariamente reduciría el daño al planeta, ya que las firmas de moda de lujo utilizan productos químicos tóxicos para extraer oro, y sus prácticas de extracción de diamantes contribuyen a la erosión del suelo en países como Sierra Leona. Dicho proceso elimina los nutrientes de la parte superior del suelo, dejando áreas inadecuadas para la agricultura, propensas a inundaciones y deforestación. Por otra parte, las cabras de las que proviene la cachemira han pastado en los pastizales chinos hasta llegar a un paisaje lunar, desatando algunas de las peores tormentas de polvo registradas y alimentando una maraña de contaminación lo suficientemente pesada como para llegar a Estados Unidos. https://www.instagram.com/p/BorWx9elJiH/?taken-by=hm Pero dentro de lo malo, también hay algo rescatable, pues Orsola también mencionó en el artículo en el que nos basado que: “Si nos fijamos en la revolución de la moda índice de transparencia, muchas tiendas streetwear están superando ampliamente, las etiquetas de diseñador, con H&M, GAP y ASOS se vuelven más del 50% transparentes. Este no es el objetivo final, pero es un buen comienzo, ya que permitirá a las marcas ser más responsables de sus cadenas de suministro ". El progreso pues conllevar mucho tiempo, pero las prácticas sostenibles son cada vez más generalizadas. Muchos grandes minoristas como ASOS están movilizando la circularidad en la forma en que fabrican su ropa. Este modo de producción se enfoca en la minimización de desechos y la regeneración de productos antiguos para garantizar que toda la ropa se use durante toda la vida. Ver también: ¿Cachemir reciclado? Sí existe y así es cómo puedes consumirlo Por su parte, H&M y GAP también han instalado grandes contenedores de ropa en sus tiendas donde puedes reciclar la ropa vieja. Esto tiene sus limitaciones: a H&M le llevaría 12 años reciclar 1000 toneladas de desperdicios de ropa, aproximadamente la misma cantidad que produce en 48 horas. Pero al menos muestra un pequeño compromiso con el medio ambiente. Lo mismo ocurre con los rangos éticos de H&M y Zara que se utilizan como lino orgánico, algodón, seda y Tencel, o materiales reciclados como poliéster y plata para crear ropa más sostenible. Para concluir todo lo antes señalado, estamos lejos de tener una industria de la moda 100% sostenible, principalmente por lo poco asequible que es para la mayoría de la gente, por lo que los CEOs y diseñadores deben asegurarse de fabricar ropa que esté diseñada para durar tanto en términos de estilo como de durabilidad, para que duren toda la vida y no se desintegren después de algunos usos y lavados. Las personas detrás de nuestra ropa deben darse cuenta de que el desperdicio es un defecto de diseño, que las personas con menos dinero pagan. Y el planeta ya no puede darse esos lujos.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Las faldas largas más bonitas para verano según las españolas.
Destaca el icónico brazalete en un estilo narrow.
Cómo llevar pantalones blancos y lucir chic este verano 2024.