Cristóbal Balenciaga: el arte del diseñador español de Alta Costura

Qui{en fue Cristóbal Balenciaga

Cristóbal Balenciaga encarnó entre 1937 y 1968 el refinamiento parisino. Durante su vida, el diseñador de moda fue objeto de admiración.

Sin grandes anuncios o campañas, sus renovadores aportes a la moda fueron esenciales para revolucionar la industria. Así fue el ascenso al éxito de Cristóbal Balenciaga.

¿Quién fue Cristobal Balenciaga?

Cristóbal nació el 21 de enero de 1895 en Getaria, en el País Vasco español. Su padre, José Balenciaga Basurto, era pescador y Martina, su madre, costurera. Fue el menor de cinco hermanos, pero al fallecer su padre, víctima de un accidente cerebrovascular (cuando él tenía 11), su madre se hizo cargo de la familia cosiendo para clientas adineradas. Te interesa: Balenciaga y México. Una investigación por Guillermo León, en memoria de los legados

Infancia e inicios de Cristóbal Balenciaga

Desde pequeño soñaba con ser modista y en sus ratos libres dibujaba los grandes diseños que veía. A los trece años, la VII marquesa de Casa Torres (abuela de la futura reina Fabiola de Bélgica), que veraneaba en Guetaria, se sintió conmovida ante las ansias que tenía el joven por aprender el oficio de la moda, y decidió plantearle un reto. Le entregó un trozo de tela junto a uno de sus más exclusivos vestidos, con el objetivo de que él lo copiara y demostrara su talento. El resultado contentó tanto a la marquesa, que de ahí en adelante se convirtió en su mecenas, se ofreció a financiar su aprendizaje en una sastrería de San Sebastián. A partir de entonces, esta familia y Balenciaga crearían un lazo tan estrecho que, años después, Fabiola, la nieta de la marquesa y futura reina de Bélgica, se casaría en un divino vestido diseñado con maestría por él. Te interesa: Moda + Arte, esta es la exposición que muestra el estrecho vinculo entre Balenciaga y la pintura española

Cuándo fundó su casa de modas Cristobal Balenciaga

En 1911, el joven debutó en el almacén Au Louvre de París, en San Sebastián, donde perfeccionó su corte y su francés. Y en la primavera de 1917, durante la Primera Guerra Mundial (época en la que la presencia de ricos industriales y aristócratas galos refugiados había creado un bullicioso mercado ahí), Balenciaga abrió su casa y presentó su primera colección. El éxito fue total. Los años 20 resultaron para él un periodo prolífico, pues las damas de la corte empezaron a encargarle vestidos. Balenciaga contaba con la asistencia de Wladzio Jaworowski d’Attainville, quien desempeñó un papel importante en la dirección de la casa. En 1927, el dúo abría una segunda casa: Eisa Couture, con precios asequibles, así como dos sucursales de Balenciaga en Madrid y Barcelona, pero al estallar la Guerra Civil el modisto se estableció en París, donde, con la ayuda de un empresario local, abrió su boutique. Te interesa: Las huellas de Balenciaga en México El 9 de agosto de 1937, la maison presentaba su primera colección en un ambiente de gran clase. Las modelos lucían trajes de lana para el día, abrigos en línea redingote (chaqueta larga) y vestidos drapeados en colores neutros. Para la noche proponía toques en naranja o violeta, cintas de satén, encajes y fabulosos bordados con incrustaciones de nácar, oro y plata, inspirados en el Greco, Goya y Velázquez. Sus diseños, a la vez asombrosos y austeros, maravillaron a la audiencia parisina. Su corte se hizo legendario. Nunca se había visto algo así y bastó ese desfile para que Balenciaga fuera elevado al rango de gran

eW-DAriU

Balenciaga en la Segunda Guerra Mundial

Balenciaga superó muchos obstáculos, durante la ocupación nazi resistió la escasez de material desarrollando aún más su imaginación y depurando su estilo. No obstante, al terminar la guerra, la moda parisina renació. En 1947 el New Look de Christian Dior hizo su entrada triunfal y muchos se sumaron a la tendencia, pero no así Balenciaga, quien continuó sin mirar lo que hacía el otro gran favorito de la confección francesa.

La alta costura es una gran orquesta que sólo él sabe dirigir, los demás seguimos sus indicaciones”, decía Dior, y Coco Chanel, avara en sus elogios, llegó a afirmar: “Es el único modisto entre nosotros”.

Cristobal Balenciaga diseñó para todos los cuerpos

Su única pasión era el trabajo, y a veces podía pasar días enteros enfocado en un único diseño que hacía y deshacía hasta perfeccionarlo. Sus modelos no eran elegantes cisnes, sino mujeres de cierta edad, ni altas ni delgadas, para demostrar que su ropa ponía en valor al cuerpo, cualquiera que fuera su forma.

¿Cómo es el estilo de Balenciaga?

Los años 50 fueron los más importantes de su carrera. En un periodo de poco más de una década lanzaría la línea barril (1951), el vestido-túnica (1955), el vestido baby doll (1958), el estilo semiajustado (1960), el corte pavo real, más corto delante que atrás (1961), sin olvidar sus innovadoras mangas globo. A lo largo de su carrera, Balenciaga presentó colecciones con reminiscencias de la moda del siglo XVII y el Segundo Imperio francés. Luego conquistó con siluetas fluidas, boleros, mangas melón y faldas globo.

Balenciaga: diseñador español

Foto: Getty Images

¿Cómo era Cristóbal Balenciaga?

La fama nunca lo atrajo. Detestaba la publicidad y decía que le resultaba imposible explicar su obra (sólo otorgó una entrevista en su vida, a su amiga Prudence Glynn, del diario británico The Times , en 1971). Lo cierto es que las mujeres lo adoraban y lucían sus modelos en cenas chic, bailes, carreras de caballos o estrenos de teatro, a los que él no asistía. El éxito no lo mareaba, ni lo seducía el dinero. Por esta razón se negó a aceptar los jugosos contratos que le ofrecían para sacar provecho de su nombre en Estados Unidos.

El retiro de Cristóbal Balenciaga?

En 1968, abatido por lo que él consideraba el fin de la alta costura, Balenciaga puso fin a su actividad. Se retiró entonces a su casa en San Sebastián, con su último compañero, Ramón Esparza. Allí se dedicó a disfrutar, pintar, conversar y a comer en compañía de algunos de sus antiguos ayudantes. Sólo volvió a ser visto en público durante el funeral de Gabrielle Chanel en 1971. Salió de su ostracismo una vez más para diseñar el vestido de novia de Carmen Martínez-Bordiú, duquesa de Cádiz, la nieta del dictador Franco, cuya boda tuvo lugar el 8 de marzo de 1972.

¿Cómo murió Balenciaga?

La muerte le sobrevino días después, en Jávea (Alicante), donde había ido de vacaciones. No estaba enfermo ni se le conocía padecimiento grave, pero el 23 de marzo de 1972 sufrió un infarto al miocardio, seguido de un paro cardiaco. Fue trasladado de urgencia al Sanatorio de la Sagrada Familia de Valencia, donde falleció a los 77 años. Fue inhumado en Getaria, su pueblo natal. El Women’s Wear Daily, prestigioso diario de los profesionales de la moda, anunció solemne: “El rey ha muerto”. Nadie tubo dudas sobre a quién se refería.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Scarlett Johansson actúa menos de dos minutos en este corto de Prada y le llueven aplausos.
Zapatos bajitos, elegantes y cómodos para mujer en tendencia 2024.
Mejores vestidos de la princesa Diana para ser invitada de boda en primavera 2024.