El artista que se rige por la atemporalidad

El artista que se rige por la atemporalidad

Platicamos con él sobre el proyecto que marca un parteaguas entre la historia de Chanel y el arte digital.

Nació en la Ciudad de México e inició su carrera a los 15 años, cuando expuso su trabajo en el Sony Art Walk de San Diego, California. Más tarde, estudió pintura en Luxemburgo y diseño gráfico en Tijuana. Fue director de arte de su agencia de publicidad y colaboró con el Museo de Arte Contemporáneo de San Diego (MCASD). Dirige el colectivo de curaduría experimental Adapta Project y, además de colaborar con varias marcas, ha trabajado para organizaciones sociales como Va por mi cuenta, que lucha contra la desnutrición infantil en nuestro país.

¿Qué puntos en común encuentras entre tu tra
bajo y Chanel?

Soy creador de contenido y de estilo de
 vida y con Chanel tengo ciertas similitudes. Todavía hay
 marcas que, como ésta, siguen creciendo con la misma pasión con la que empezaron.

¿Cuál fue el factor decisivo que hizo que aceptaras involucrarte en el proyecto?

Colaboro con muchas marcas y lo que busco es que tengan los mismos valores que yo. Éste fue el caso con Chanel Nº5 L’Eau y, además, me gusta mucho la calidad de Harper’s Bazaar. Desde el principio sentí que esta colaboración era algo que podía funcionar.

¿Tienes algún recuerdo que involucre a la marca? Va a sonar a cliché pero me recuerda a mi abuela... Fuera de eso, me encanta el mundo de Chanel y de Karl Lagerfeld. El desfile que organizó en Cuba se me hizo extraordinario.

Un punto interesante en este proyecto es la incorporación de la tecnología. En tu trabajo cotidiano, ¿qué papel juega la tecnología?

Tengo 34 años y mi carrera empezó cuando la computadora y el Photoshop eran lo más importante. Estudié diseño gráfico, pero mi mundo y mi trabajo siempre han sido las artes plásticas y en un momento decidí virar hacia lo artesanal. Independientemente de eso, no satanizo la tecnología sino que, al contrario, es algo que me interesa muchísimo. Cuando me mandaron el video del Tilt Brush me emocioné: esta idea de traducir mis dibujos y pintura a una realidad tridimensional me parece magia. Para mí, lo distinto de este proyecto fue el uso de la tecnología: nunca me había puesto las gafas de realidad virtual. Yo creo que cada colaboración es una aventura que siempre me deja algo.

¿Cuál fue tu punto de partida para tu reinterpretación de Chanel No5 L’Eau?

La verdad es que no soy de bocetar; más bien trabajo todos los días y cuando hay una colaboración o un proyecto en específico, dejo que lo que he estado trabajando se materialice. Para este proyecto, me inspiré en el perfume, en todo ese mundo y en la pasión por seguir creciendo. No busco que se vea la máquina o lo digital, sino que se vea lo más orgánico y honesto posible.

Una de las cosas que admiras de Chanel es su deseo de crecer y adaptarse a los nuevos tiempos. Y, justamente, la marca lanzó esta nueva fragancia pensando en conectar con la generación millennial. ¿Qué sentimiento te genera esto? Se me hace absurdo ignorar cualquier cosa que esté pasando. Una de mis exposiciones fue sobre mi miedo al cambio y la desilusión. La reacción de Chanel es algo que definitivamente comparto: decir “Esto es lo que tenemos, ¿Cómo le hacemos ahora? ¿Nos incomoda? ¿Tenemos miedo?”. Increíble e invariablementemente, este ejercicio nos conduce a nuevas ideas, nuevos retos y a que la vida sea lo que tiene que ser: algo divertido.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
¿Cuándo sale la temporada 5 de Stranger Things? Y más detalles que se saben al momento.
Películas de moda que merecen verse antes de volver a obsesionarnos con la secuela de Devil Wears Prada.