Margaret Qualley: aprendiendo a dejar ir y a disfrutar del viaje

Margaret Qualley

La carrera de Margaret Qualley está despegando y la actriz y ex bailarina de 26 años lo está disfrutando al máximo. Estamos en la ciudad de Nueva York a finales de julio en East Village, las calles rebosan una abundancia sensorial. Observar a las personas caminando por las banquetas cerca de Tompkins Square Park es cuestionarse si los bucket hats y los crop tops son la única combinación que existe en toda el área metropolitana. El himno del verano de Trey Songz, “Say Aah” suena mientras la gente bebe y celebra en Miss Lily’s 7A Café. Los perros y las bicis inevitablemente esperan afuera. La brisa de la tarde nos golpea a todos. El verano finalmente llegó, sin la intensidad de una pandemia (fue un glorioso periodo antes de que la variante Delta nos hiciera recordar con nostalgia esos días). Es el lugar ideal si tienes 26 años, como Margaret Qualley, y amas la ciudad de Nueva York, donde ha vivido desde que se mudó a estudiar en el American Ballet Theatre cuando solo tenía 16 años. “Hay demasiados besos en la calle, ¿no?” dice, Margaret está usando una enorme blusa vintage de Nike y una gorra rosa de Las Vegas que compró en una gasolinería.

“Se nos ha recordado lo que significa experimentar la vida colectivamente y creo que es algo palpable. La ciudad se siente viva, divertida y espontánea”.
Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-18.58.49.png

FOTO: Cortesía

Margaret Qualley va en asenso

Qualley está de vuelta en Manhattan después de haber pasado nueve meses en Vancouver Island grabando Maid, la nueva serie de Netflix basada en las memorias de Stephanie Land, Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive. En ella, interpreta a Alex, una madre de 25 años que trata de separarse junto a su hija de una relación emocionalmente abusiva, batallando con otros miembros de su familia y las redes de seguridad del gobierno que terminan fallándole, ya que termina en la pobreza. Comienza a trabajar como limpiadora de casas, y resulta ser muy buena, aunque no tan habilidosa como lo es al escribir acerca de las vidas de las personas cuyas casas limpia. Los productores seguían tratando de encontrar a alguien para el papel de la mamá de Alex, una artista de espíritu libre con un desorden bipolar sin diagnosticar, cuando Qualley llegó a Canadá para hacer su cuarentena antes de comenzar a grabar

“Simplemente se me ocurrió que mi mamá debía hacerlo”, dice.

Lo propuso en unos correos que escribió muy apasionadamente a los productores ejecutivos Molly Smith Metzler y John Wells, así como a su coestrella de Once Upon a Time… in Hollywood, Margot Robbie, cuya empresa, LuckyChap, coprodujo la serie. Por supuesto que ayudó mucho que su mamá haya sido la nominada a los Golden Globes, Andie MacDowell. Los ejecutivos quedaron convencidos. La experiencia de interpretar a la hija de su verdadera mamá fue muy emotiva.

“Cuando entras en una sala y tu mamá está ahí, algo ocurre dentro de ti”, confiesa.
Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-19.01.25.png

FOTO: Deirdre Lewis

Tener a una niña de cuatro años aferrándose a ti es una experiencia muy cruda y especial

“No solo tienes el permiso de tocarla como si fuera familia, sino que además darle una mirada de desesperación es una respuesta inmediata, de la misma manera que lo es llorar después de un abrazo bien merecido”.

Con los ojos de su mamá encima de ella, Margaret Qualley se metió en el papel de madre, junto con los pequeños triunfos y derrotas que conlleva convivir con un niño. Es muy efusiva cuando habla acerca de Rylea Nevaeh Whittet, quien interpreta a su hija, y su cercanía la hizo paciente y estratégica, como una verdadera madre. A veces la actriz de 4 años no quería subirse al carro para hacer 20 tomas, así que Qualley se puso creativa subiendo a Whittet en sus hombros o creando juegos para que fuera más fácil.

“Además de actuar con mi mamá, la relación con Rylea realmente fue la que más me impactó.Cuando se quedaba dormida en mis brazos, estaba pasando en realidad. Tener a una niña de cuatro años aferrándose a ti es una experiencia muy cruda y especial”, explica.

Margaret Qualley quiere tener hijos algún día. “Más allá de que siempre me visto así”, dice mientras señala la blusa que alguien más usó en los 90’s, “siempre he soñado con casarme. Hay una parte de mí que piensa todo el tiempo en cómo sería mi boda”. (En grande, con mucho alcohol, un vestido no demasiado largo para que pueda bailar, añade).

“Y he soñado con tener hijos. Creo que en ese aspecto soy muy romántica”.
Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-19.03.48.png

FOTO: Deirdre Lewis

Hay una gran ternura en Qualley, una suavidad e insensatez que puede relucir en sus papeles

Que ciertamente aplicó para su actuación en Maid, que es guiada por su valentía y conciencia. “Desafortunadamente es muy común”, dice eligiendo sus palabras cuidadosamente cuando le pregunto cómo se preparó para el abuso emocional que enfrenta su personaje.

“Y es verdad que más de la mitad de las personas experimentan algún tipo de amenaza psicológica dentro de una relación al menos una vez en sus vidas. Solo hice mi mejor esfuerzo para leer el guion y vivir la realidad de Alex tan posible como fuera frente a las cámaras”.

Cualquiera que tenga un calendario y acceso a internet también puede deducir que Qualley estaba grabando Maid al mismo tiempo que estaba saliendo con Shia LaBeouf. La noticia de su relación vio la luz en diciembre, solo una semana después de que la cantautora de FKA Twigs demandará al actor por abuso sexual, y por inflicción intencional y emocional durante su relación. A principios de enero Qualley y LaBeouf se habían separado. En febrero, cuando Twigs detalló su historia en la revista Elle, Qualley publicó la portada en su cuenta de Instagram con la palabra “Gracias”. “Creo que muchas personas se conmovieron por tu apoyo”, le digo respecto a su publicación. “

Y me imagino que no fue una decisión que tomaste a la ligera. ¿Por qué lo hiciste?”
Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-19.06.39.png

FOTO: Deirdre Lewis

“Para mí era muy importante que ella supiera que le creía y es así de simple”.

Dice Qualley con su rostro desafiante, antes de amablemente decir que no quiere hablar de su vida personal. Aunque no está sorprendida de que su último papel puede incitar preguntas acerca de ese periodo de su vida. “Sí”, dice reconociendo las preguntas que seguramente surgirán en su camino. “Y pues está bien”, asegura mientras hace una exagerada pantomima de cómo se ajusta el cinturón de seguridad con sus elegantes brazos de bailarina preparándose para conducir. Pero sí quiere hablar de una parte de su vida personal. Qualley me cuenta cómo después de años de contorsionarse para encajar en la idea de una persona (distante, tímida, “cool”), recientemente se volvió más como la persona que era en su niñez (boba y abierta). Me muestra fotos de una caja de cartón en su departamento que hasta hace poco había funcionado como su desayunador. También me cuenta una historia de cuando fue a París y a Londres con sus hermanos, Rainey de 31 años y Justin de 35. Fue a finales de 2019, y todos acababan de terminar sus relaciones. No podían dormir, así que desayunaban temprano, caminaban mucho, iban a museos, comían helado, y caminaban más. Su hermano estaba comiendo jalapeños y limones sin parar, ya que había leído en alguna parte que liberaban endorfinas para ayudar con la depresión. “

Y estábamos en una etapa muy devastadora”, recuerda Qualley. Viéndose reflejada en sus hermanos, se dio cuenta de su propensión por ser muy autocrítica. “Pensé, ¿podríamos echarnos la mano y dejar de odiarnos tanto?”
Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-19.09.07.png

FOTO: Deirdre Lewis

Así que comenzó a ser más amable con ella misma y esto la hizo más feliz

Dejó de querer controlar todo como lo había hecho desde que era una adolescente tratando de labrar un camino con una carrera de baile profesional.
Y ha llevado esa mentalidad a la moda, una industria que también ha sido cautivada por su encanto.
(A principios del verano, camino en la pasarela del show couture de Chanel usando el último look de la icónica novia).
“Solía ir a esos eventos sintiendo mucho miedo de cómo me verían y siendo muy autocrítica”, explica.

“Y después me di cuenta que si dejaba de querer controlar todo, si delegaba las cosas para las cuales ni siquiera estaba calificada para hacer y le daba mi confianza a quien sí, terminaba divirtiéndome muchísimo”.

Claro, una parte que facilita dejar ir ciertas cosas es que en su corta carrera ha trabajado con un número inusual de creadores envidiables: Quentin Tarantino, Spike Jonse, Sofia Coppola, Olivia Wilde, Virginie Viard de Chanel. “Margaret Qualley es únicamente espontánea y real como actriz”, dice Lila Neugebauer, quien la dirigió en el cautivante episodio número cinco de Maid. “Está en una sintonía ventajosa con sus instintos, completamente conectada con su lado actoral de una manera fascinante”.

Captura-de-Pantalla-2021-11-04-a-las-19.11.36.png

FOTO: Deirdre Lewis

Margaret Qualley llevará esos instintos al filme independiente Sanctuary, “una historia de amor bizarra” la cual narra 24 horas en la habitación de un hotel con una dominatrix (interpretada por ella). A finales del año irá a Panamá, donde vive su papá, para grabar The Stars at Noon, una adaptación de Claire Denis a la novela de 1986 de Denis Johnson, donde será una norteamericana que se hace pasar como periodista en Nicaragua durante el régimen sandinista. Sin embargo, por ahora está disfrutando lo que significa tener 26 años durante un verano sin precedentes en Nueva York. Puede ir a cenar o a un roof garden o a una fiesta en East River Park. Pero es igual de probable que termine en casa preparándose para su siguiente personaje. “Diversión laboral”, así lo llama ella. “Solo estoy trabajando al máximo tratando de ser cada vez mejor”. Texto de Molly Creeden Styling de Samira Nast Sigue leyendo...

Penélope Cruz lució espectacular en el desfile de Chanel en Dubái

Por 23 dólares puedes rentar el departamento de Carrie Bradshaw en Airbnb

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
El lookazo de Jennifer Lopez para estrenar Atlas en México.
El arte de contar historias
Es la primera fiesta de jardín que organiza William sin Kate Middleton.
El espectacular look de Anne Hathaway en la cena anual de gala de alta joyería de Bulgari.