8 Señales de que necesitas controlar tu ira a causa del hambre

8 Señales de que necesitas controlar tu ira a causa del hambre

Los carteles de comida son un verdadero peligro si vas al volante...

En estudio reciente demostró lo que cualquiera que haya luchado con la ira a causa del hambre ya sabe: Las mujeres tienen mucho menos interés en tener sexo cuando tienen hambre que después de que ya comieron.

Pero, ¿cuándo cruzas esa delgada línea hacia la zona de peligro de evitar-todo-contacto-humano-y-encontrar-comida?

Aquí 8 señales de que debes aprender a controlar tus problemas relacionados con el apetito.

1. Tus compañeros de comedor realmente te tienen miedo.

Todas tenemos esa amiga que se lleva toda una vida para decidir entre un pollo y una ensalada César. Pero cuando estás en un estado de hambre extrema y lista para ordenar incluso antes de sentarte, tu tolerancia hacia ese tipo de situaciones desaparece.

Justo cuando está preguntando si el pollo es libre de hormonas y de origen local, te ve con tu conocida mirada de la muerte. Has perdido la paciencia. Si deseas mantener la amistad, lo mejor que puedes hacer a la próxima es pedir una canasta de pan.

2. Por poco tienes un accidente por estar viendo los carteles de comida.

Olvídate de mensajear mientras manejas. Cuando tengas demasiada hambre y sientas como si tu estómago se estuviera comiendo a sí mismo y enfrente de ti un cartel de un plato de alimentos fritos gigante esperando para ti ¡Despierta! estás perdiendo la cordura.

Puedes tener las dos manos en el volante, pero lo más probable es que estén desviándose hacia la salida 43 de mozzarella, eso si antes no le deshaces la parte trasera al coche delante de ti.

3. Las reuniones de negocios son como una cámara de tortura.

Es casi la 1 de la tarde, y estás atrapado en esta sala escuchando en video-conferencia a un hombre vestido con un mal traje. La caja de donas hace tiempo que se redujo a un montón de migajas, y el café no cuenta en este punto.

Ya no oyes lo que el director está diciendo sobre el trabajo en equipo y la satisfacción del cliente, y en su lugar te imaginas diciéndole que no piensas tolerarlo más.¡ La gente no puede vivir así!

4. No puedes dejar de ver tutoriales de comida online.

Olvídate de los videos graciosos de gatitos tocando la trompeta que encuentras en YouTube. Tú necesitas instrucciones para preparar sandwiches de costilla, consejos para hacer una tabla de quesos gourmet, la mejor pasta… y la lista sigue..

Ni siquiera debes empezar a hacer helados gourmet desde tu casa con tu máquina real para hacer helados. ¡Mejor come! Antes de que pidas una máquina para hacer sandwiches por amazon.

5. Comienzas a imaginar a tus amigos como comida.

Tu amiga está utilizando últimamente colores brillantes como el magenta, verde esmeralda. ¡Maldita sea! te recuerda a una fresca rebanada de sandía, o mejor aún, un cupcake gourmet.

¡Hey despierta! Antes de que intentes lamer su manga y las cosas se ponga muy raras.

6. Personas inocentes se convierten en tu enemigo.

El encargado del valet parking tardó sólo un poco más en traer tu coche, y no le has dado ni un centavo cuando ya azotaste la puerta. La adolescente en el mostrador está tomándose su tiempo con esas rebanadas de jitomate para el platillo que has estado esperando durante horas.

De pronto, todas esas maldiciones que has estado gritando en tu cabeza comienzan a salir por tu boca y dejas salir ese monstruo que estaba guardado. Todos ellos eran gente inocente, víctimas de tu ira a causa del hambre.

7. Comienzas a tener sueños violentos con Tacos.

Claro, soñarte de vez en cuando comiendo unos tacos de carne asada acompañada de una buena margarita, mientras disfrutas de la playa en México es normal.

Sin embargo, cuando los sueños cambian a una persecución con incursiones en chipotle, te sumerges en albercas de guacamole y barriles de pico de gallo, es momento de pedir ayuda (o al menos de comprar un arsenal de tacos y congelarlos para esos días en que sueñas con el taco asesino).

8. No vas a tu clase de ejercicio favorita.

El grupo de spinning de los miércoles por la noche de Johnny el entrenador, es tu máximo, pero tienes miedo de intentarlo, pues con un desesperanzado estómago vacío preferirías faltar o golpear a alguien. Hacer ejercicio con hambre es posible, pero cuando estás de malas por hambre, una barra energética no será suficiente.

En cambio irás al supermercado junto al gym a comprar algo saludable porque aún llevas puesta tu ropa deportiva, algo así como pizza congelada, y medio litro de helado.

Información de Revista Cosmopolitan México.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
El secreto fitness de Salma Hayek para mantener su figura sin gimnasio.
Si quieres sentirte cómoda durante la rutina dale una oportunidad a la tendencia oversize
¿Cuál es la mejor hora del día para hacer ejercicio?
Qué hacer para levantar los glúteos rápidamente