Balenciaga y México. Una investigación por Guillermo León, en memoria de los legados

Balenciaga México Guillermo León

Balenciaga, México y sus legados. Un vínculo investigado por Guillermo León, para el 125 aniversario del couturier en su museo de España. El único verdadero couturier. Bajo ese epiteto se conoce a la figura eterna y casi divina de Balenciaga. Cristóbal. El español que definió lo que hoy entendemos por alta costura. Un hombre que se ha forjado en los lindes del mito y la institución. Una personalidad que tanto respeto y admiración imponía frente al gremio de la moda, que el mismo Christian Dior alguna vez dijo que «la alta costura es una orquesta, donde Balenciaga era el director y ellos los músicos». Este 2020, en conmemoración de sus 125 años de nacimiento, el museo en Getaria, España, que rinde honor a este grande de la aguja, celebrará el I Congreso Internacional de Cristóbal Balenciaga. Un espacio académico y de divulgación que será la plataforma en que 
se expongan trabajos y propuestas de investigación innovadoras en torno al diseñador.

Balenciaga México diseñador

Fashion Designer Cristobal Balenciaga

Tratando toda la figura del modista y sus diversos contextos, el museo de Cristóbal Balenciaga –a través de su comité científico, compuesto por expertos en el couturier– han elegido 13 propuestas alrededor de todo el mundo para conformar el programa de conferencias. De entre todas ellas: una propuesta enviada desde México. Guillermo León, un gran profesional de la moda en México, investigador de la historia que conllevan los procesos creativos, es responsable de dicha investigación. En cuanto me entero de esto, llamarle por teléfono se vuelve imperante. Hubiera sido mejor encontrarnos en algún punto de la ciudad, pero el pulso de la pandemia así lo demanda todavía. De hecho, el congreso será en línea también. El mundo ha cambiado y todo apunta a que nada volverá a ser como antes. Lo cual, siendo sincero, suena más emocionante que entristecedor.

Balenciaga México Guillermo León

Foto: Cortesía del Guillermo León

La voz de Guillermo, al otro lado del aparato, es la un hombre joven y lleno de emoción por lo que hace. Es evidente en su tono y dicción que se dedica a la docencia –entre todo lo que hace–. Tiene ese espíritu en el habla que me recuerda directamente a los profesores con quien mejor llegué a entablar diálogo durante mis años de estudiante. Su modo gentil es el de alguien que quiere escuchar y no sólo ser escuchado. La conversación fluye. Toda la llamada nace de breves introducciones y preguntas básicas sobre el congreso. La sola idea es asombrosa. Hablamos sobre sus inicios, cuando se unió al equipo del diseñador Roberto Villareal y después con Mariana Luna; cuando se desempeñó también como fashion stylist para el Reforma; cuando presentó su primera colección en el Poliforum Cultural Siqueiros en 1998. Durante la plática aparece el nombre de una investigadora y curadora mexicana: Ana Elena Mallet. Una docente también que durante los últimos años ha significado la inquietud de nuestro país por llevar la moda y el diseño a sus aulas, mentes y discusiones. Justo, la empresa en que Guillermo León se encuentra trabajando de igual manera. Fue charlando con ella cuando la curadora le comentó que un mexicano había ilustrado para Cristóbal Balenciaga, me dice; entonces, para León se hizo necesario rescatar y compartir ese vínculo del diseñador español con México, más allá del de sus clientas o incluso de la idea de que no tenemos nada qué ver con la historia de la haute couture en Europa.

Museo Balenciaga en Getaria

Foto: Museo Cristóbal Balenciaga

El asunto funde más tarde sus intenciones con la convocatoria por parte del museo en 2019 y Guillermo me cuenta que envió su propuesta. Esclarecer el trabajo que realizó Alfredo Bouret en algún momento para Balenciaga; ilustraciones que fueron publicadas en la revista Vogue tanto en su edición francesa como inglesa y que, después de tantos años, siguen siendo una suerte de relato desconocido para muchos. Guillermo me comparte lo emocionante que ha sido realizar esta investigación; la cual –extiende– está conformada y respaldada por el trabajo de otras personas a lo largo de diez años aproximadamente. Mientras me comparte su labor, surgen otros nombres de la investigación en México –como el de Renato Camarillo– y de mujeres que vistieron Balenciaga en nuestras geografías –como María Félix, Rosita Arenas y Lupe Marín (primera esposa de Diego Rivera)–. Personalidades y voces que fueron ayudando a que León terminara por hilvanar su búsqueda, antes de llegada la pandemia por covid-19 y durante ésta. La cual complicó durante los últimos meses el libre acceso a archivos históricos, repositorios e incluso personas.

Alfredo Bouret

Foto: Thomas Kublin

Pero nada frenó a Guillermo. La labor ya había arrancado y estar presentando sus hallazgos en tan importante evento, para el que su propuesta fue revisada por relevantes y exigentes ojos como los de Valerie Steele –directora del museo del Fashion Institute of Technology, en NY–, entre otros, se haría sí o sí. Le pregunto entonces por su opinión en torno a los museos dedicados exclusivamente a la moda y por su nivel de urgencia, aún sin resolver del todo en México. Él responde: «Los museos preservan y educan. Entender estos espacios implica reconocer que no sólo cuidan objetos, sino que forman y expanden conocimiento. En el caso de la moda, implican entonces lugares para que los diseñadores y toda la comunidad, además de inspiración, nos documentemos para no cometer errores, entendamos mejor procesos creativos, identifiquemos pros y contras de manejar una marca, etcétera».

Balenciaga en los museos

Foto: Nicky J Sims / Getty Images

Me da un ejemplo: «A partir de una exposición sobre tal o cual diseñador podemos entender mejor su vida y obra, hasta tal punto de comprender su plan de negocios como marca, entre fecha de nacimiento y fecha de éxito. Lo cual es muy importante, porque nos da cuenta de que la moda no es sólo talento ni dinero, sino una serie de factores y esfuerzos que muchas veces no vemos». En cuanto a las ofertas y posibilidades museísticas que encontramos en México, afirma que, efectivamente, no contamos con un espacio o institución dedicados a la moda, pero que sí existe un creciente interés por concatenar y esparcir su conocimiento en México. Para lo cual exhorta –y le apoyo completamente– a guardar todas las hojas sueltas, cartas, dibujos, esquemas y demás que tengamos como comunidad creativa. No tanto como un ejercicio egocéntrico, sino como un compromiso de hacer archivo. De recolectar la mayor parte de documentos y objetos que nos narren y ayuden a rescatar los relatos de moda que hoy ya nos preceden. «Debemos apreciar las revistas y las publicaciones, porque allí está registrada la moda», afirma.

Balenciaga México Investigación

Foto: Getty Images

Y es entonces cuando Guillermo me habla sobre esta gran función de archivonomía y divulgación de moda entre las jóvenes generaciones –un espectro que él conoce bastante–. «Los jóvenes tienen demasiado entusiasmo y hoy tienen más ganas de conocer. A partir de la pandemia, han y he recurrido con ellos a colecciones en línea y a compartir suficiente información en la red. Muchos de mis estudiantes (y en general) están entrando ahora en un mundo profundo de la moda. Me emociona ver cuan interesados están y cómo es que se fortalecen sus aprendizajes». Y para todo ello, es fundamental la figura y el habitáculo de un museo, claro, pero también nuestro compromiso como comunidad. Abrir el diálogo y sostenerlo con todos nuestros recursos posibles. No parar de preguntarnos y no dar por hecho. Avivar nuestra curiosidad por nuestro pasado y el mismo presente, con tal de construir más y más. Documentarnos. Recobrar tantisísima información en México. Por ejemplo, y para terminar, Guillermo León me comparte que mucha de su labor actual se sostiene en la recuperación de nombres de diseñadores mexicanos –como Julio Chávez– y seguir tratando de localizar sus piezas para contribuir a este gran archivo de moda mexicano. Continuar empujando a la moda como una actividad académica, abierta para todos en nuestro país.

Para ver el programa y asistir (virtualmente) al congreso, da clic aquí. El registro es gratuito. El evento se celebrará el 1 y 2 de octubre, 2020, y Guillermo León participa en la segunda fecha. Recuerda que el horario es de España.

Editor Digital.
TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
Pantalones de lino para mujer que son más que necesarios para este caluroso verano.
Cómo llevar shorts con sandalias en mayo-junio 2024.
Con formas fluidas y un diseño sensual, conoce una colección que invita a las mujeres a redescubrir la belleza que las rodea y a llevar consigo un pedazo de ella cada día.