8 Errores que estás cometiendo con tu protector solar

8 Errores que estás cometiendo con tu protector solar

Lo estás haciendo mal desde el momento en que lo compras

1. No aplicas lo suficiente. Rompe ese vidrio que protege la licorera en tu casa y toma un buen vistazo al shot que guardas aquí. Esa es la cantidad que necesitas aplicar a tu cuerpo - sí, tu cuerpo entero. Y no te olvides de tu cara. Este lindo mug tuyo sólo requiere una pequeña cantidad. Si utilizas menos, no significa que te vas a quemar, pero significa que no estás obteniendo todos los beneficios presentados en el protector solar que acabas de comprar. Entonces, dale un buen “trago” a tu cuerpo.

2. Evitas el hecho de volver a aplicar. Aplicarlo una sola vez no es suficiente. Necesitas volver a aplicarlo en la misma cantidad, inclusive si fue tan sólo una entrada a la alberca, unas horas de ejercicio o dos horas expuesta al sol. Y un tip más: “resistente al agua” no significa “contra agua”. Tienes que volver a aplicarlo después de que entraste al mar o a la alberca.

3. Compras el factor de protección solar incorrecto. El factor de protección solar es la cantidad de rayos UVB del cuál te esta protegiendo, ósea los rayos que causan que tu piel se queme. No es la cantidad de rayos UVA de los que te protege, sino son los rayos los que son responsables por el envejecimiento prematuro. (Significando que todavía necesitas tratar de mantenerte fuera de la luz solar directa, tanto como puedas). También, no, el número del factor de protección solar no correlaciona en cuanto el protector solar te protege. Un protector solar con factor de 100 no bloquea los rayos en un 100% -sólo un 98%, mientras que una loción con protector de factor de 30, te protegerá un 95% en promedio. Y ningún protector solar ofrece protección total. Siempre busca un protector solar con pantalla solar amplia, la cuál te protegerá parcialmente de ambos rayos (y sí, ambos rayos pueden causar cáncer).

4. No esparces con sprays. Los sprays son mucho más fáciles de aplicar y menos olorosos. La parte negativa, aún así, es que existe mayor posibilidad de olvidar lugares y tener protección incompleta. Para asegurarte de conseguir una cobertura necesaria, aplica el spray continuamente en una parte específica por cinco segundos y esparce de arriba para abajo. Manteniendo el click por este periodo de tiempo, permite una distribución pareja, mientras que esparcir asegura que no olvides ningún espacio importante.

5. No lo utilizas (en lo absoluto). ¿Tienes un bronceado natural de año completo por tu increíble genética? ¡No importa! Tu color de piel no afecta cuál tipo de factor solar deberías estar utilizando -todo el mundo debe estar utilizando lo mismo. La Academia Americana de Dermatología recomienda que todas las personas (sin importar el tono de piel) aplique protector solar con un factor mínimo de 30 a cualquier parte del cuerpo expuesta al sol.

6. No lo aplicas cuando sabes que vas a estar adentro. ¡Existen las ventanas! Esos páneles de vidrio permiten que los rayos de sol lleguen a tu piel, entonces aún así es importante protegerte incluso si vas a pasar horas adentro. Y no olvides el tiempo en el auto. Los que aman conducir, deben tener protector solar a la mano, ya que los rayos UV penetran a través del vidrio y afectan no sólo una parte de tu cuerpo, significando que tendrás la mitad de los riesgos, sino que también tendrás un bronceado disparejo. Y tampoco creas que los interiores de una oficina están protegidos de los rayos -la decoloración de la piel puede ocurrir directamente desde la luz emitida por los computadores, la iluminación general y la luz del celular.

7. No te pones protector solar debajo de tu ropa. ¿Adivina qué? Una playera blanca sólo tiene protección solar de 3. Y ese número disminuye si la playera se moja. No te arrepientas de aplicar protector solar en cada parte de tu cuerpo, incluso si está cubierto por una prenda de ropa, incluyendo bikini, lentes de sol, sombrero, etc.

8. Olvidas ciertas partes de tu cuerpo. Lugares en los que te debes enfocar: cuero cabelludo, orejas, párpados, labios y parte de arriba de los pies. Si odias estos aceites en tu cabello, opta por un spray que se seca rápido. Tip: no te olvides del cabello. Es la parte más expuesta de tu cabeza y los cánceres de piel en el cuero cabelludo usualmente se diagnostican mucho tiempo después -significando que han progresado y serán más agresivos en el momento que son detectados. Para aplicación fácil a tus párpados, orejas y demás, opta por un protector solar en barra.

TAMBIÉN TE VA A GUSTAR
¿Qué le pasa a la piel con el alcohol? Cómo ser precavida este diciembre 2023.
¿Qué comer para desintoxicar el cuerpo después de las fiestas navideñas?
La vitamina D es necesaria para el cuerpo, sin embargo, en invierno es difícil producirla naturalmente por la ausencia de luz solar