Estudio revela que el 'kale' contiene metales pesados

Publicado el día 21 de Marzo del 2017, Por Harper's Bazaar en Español

Tu ensalada podría ser más dañina de lo que crees

Aqui va un banner...

En los últimos años, el kale ha sido reconocido por sus múltiples propiedades: aun en pequeñas porciones, es capaz de aportar suficiente contenido de calcio, magnesio, potasio, vitamina K y varios fitoquímicos saludables y antioxidantes, además de que es bajo en carbohidratos. No obstante, este superfood esconde un secreto desagradable: niveles peligrosos de metales pesados.

En un estudio reciente, el biólogo molecular Ernie Hubbard descubrió que el kale –junto con el repollo, la col, la coliflor y el brócoli– es un hiperacumulador de metales pesados como el talio y el celsio. Por si fuera poco, rastros de níquel, plomo, cadmio, aluminio y arsénico han sido encontrados ha sido encontrado en este tipo de vegetales, sin importar si su siembra ha sido orgánica.

El talio es un ingrediente común en los venenos para ratas. Es insípido, inodoro y prácticamente incoloro. Aquellas personas que han resultado positivas en las pruebas, no habían consumido el metal en cantidades tan altas que resultara venenoso. Sin embargo, un consumo normal es suficiente para causar fatiga, arritmia cardiaca, náuseas, problemas digestivos y neurológicos, y pérdida de cabello.

La peor parte es que, aunque los pacientes fueron sometidos a procesos de desintoxicación, el talio no abandonó sus sistemas.

Ahora, si bien es cierto que en el mundo industrial en el que vivimos es prácticamente imposible librarse de las toxinas, tampoco es sano consumirlas deliberadamente: sí, niñas adictas a su smothie de kale con ensalada de kale, les estamos hablando a ustedes. Estos metales son aditivos y sinérgicos, es decir, funcionan mejor en conjunto, por lo que, a la larga, terminarán creando una bomba nuclear en nuestro sistema. Todo es cuestión de tiempo...