El retoque de Kim Kardashian que no te imaginabas

Publicado el día 23 de Julio del 2017, Por Harper's Bazaar en Español

Desde la electrolisis, pasando por rutinas de ejercicio y el láser

Aqui va un banner...
La industria del entretenimiento y la de la belleza siempre han ido de la mano, siendo portavoz la primera de la segunda (en la mayoría de los casos), por lo que la información sobre cientos de procedimientos cosméticos se puede “obtener” con sólo prestar atención al look de los famosos.  Actualmente, existen cientos (si no es que miles) de técnicas para mejorar la apariencia, en especial cuando se trata de la eliminación de vello, un tema que ha concernido tanto a hombres como a mujeres por décadas, ejemplo de esto último son tres famosas que han hecho historia por demostrar que sí, la depilación hace grandes diferencias: Marilyn Monroe, Rita Hayworth y Kim Kardashian.  

Foto: Frank Worth en Getty Images

La legendaria estrella del celuloide pasó de ser la tímida castaña Norma Jeane Baker a la despampanante rubia platinada Marilyn Monroe por medio de una serie de tratamientos, entre los cuales se encontraban la electrolisis, aclarados, prácticamente diarios, de pelo y rutinas de ejercicio, resultando así el emblemático look que jamás se olvidará.  

Getty Images

Otra de las famosas que se sometió a procedimientos para mejorar la apariencia ante las cámaras fue Rita Hayworth. Quien fuera Margarita Cansino, pasó de ser una actriz novata y con fuertes facciones latinas a ser la Gilda (su rol más conocido) de larga cabellera rojiza, y piel aterciopelada, esta última efecto de la electrolisis, la cual también disminuyó el tono de su tez.  

Getty Images

Ahora se han cambiado los filamentos de la electrolisis por el láser, y así lo prueba Kim Kardashian, quien ha demostrado que modificando un poco se hace una gran diferencia. La integrante del clan Kardashian se sometió a un tratamiento con láser para eliminar el “baby hair” que crecían en la línea del nacimiento del pelo, logrando así un look pulcro y suave.  Los tratamientos de belleza seguirán evolucionando conforme al desarrollo de la ciencia y las demandas que de ella se requieran, sin embargo, el objetivo siempre será el mismo: lucir una mejor versión de nosotros mismos.