La obra más reciente de Marina Abramovic incluye macarrones

 
 

Podrás tener un macarrón con sabor a Marina Abramovic.

Por: Harper's Bazaar en Español.

 

“Durante los últimos ocho años, he trabajado con artistas empujándolos fuera de su zona de confort usando azúcar como medio”, así es como Raphaël Castoriano presenta su plataforma de arte, Kreëmart.

Su más reciente colaboración con la tienda de dulces Ladurée lleva por nombre Pastry Portrait y el objetivo de la misma es personificar la identidad de los artistas participantes en el sabor de sus dulces y la primera artista en formar parte del proyecto colaborativo es la reconocida Marina Abramovic.

“Comienza como un perfume que se convierte en sabor. Cuando pruebas tu propio sabor es como descubrir algo nuevo sobre ti mismo porque es una representación de identidad muy diferente. Es una experiencia muy íntima el probar tu sabor y compartirlo con otros”, dice Castoriano al presentar el proyecto.

Abramovic, nacida en Yugoslavia en 1946, es una de las artistas más famosas y su carrera ha sido marcada por más de cincuenta obras que varían desde fotografías, performances, instalaciones y video, alcanzando gran éxito con la pieza Rhythm 0, presentada en Nápoles en 1974, performance en el que la artista estuvo de pie frente a la audiencia después de invitarla a hacer lo que quisieran con ella usando uno de 72 objetos colocados en una mesa. 

“Cuando les dije que quería tener mi propio sabor me hicieron muchas preguntas y todo eso terminó en Pastry Portrait… Lo que se queda atrás es una memoria de lo que comes. Lo original sobre el sabor es que ek recuerdo se queda en tu boca, esa sensación intensa”, comentó Abramovic sobre la colaboración.

Amantes del arte y los dulces franceses, ahora podrán tener un poco de Marina con los macarrones que estarán a la venta del 3 al 10 de octubre en la tienda londinense de Ladurée antes de dar una gira de ventas por otras ciudades de Europa, Japón y los Estados Unidos y que tienen una mezcla de notas de café, volcanes, cascadas y océano, sabores que la artista recuerda gracias a sus viajes con su abuela. 

(h/t W Magazine)

 

Comenta esta nota