Mujeres fantasma y demonio que atormentan a los vivos en Japón

 
 

Celebra Halloween con estas leyendas japonesas.

Por: Harper's Bazaar en Español

 

Durante siglos, la cultura japonesa ha alimentado leyendas de mujeres que se convierten en demonios y fantasmas para atormentar a los que dejan en la tierra.

Por lo general buscan venganza y siembran el terror en el mundo de los vivos causando sufrimiento o incluso, se cree en aquel país asiático, la muerte de aquellos a quienes acechan.

Estos son algunas de las más famosas.

Oiwa:

Dominio Público

Es una de las tres historias de fantasmas más famosas de Japón. La leyenda cuenta que Yotsuya Kaiden, una hermosa mujer que vivía en un pequeño pueblo, fue envenenada por su esposo y su rostro terminó desfigurado por el veneno. Ella cayó en coma después de sufrir sin recibir ayuda. Al despertar y ver su rostro, se suicidó maldiciendo el nombre de su esposo antes de fallecer.

Yama-Uba:

 

Dominio Público.

La cuidadora de la montaña, según la leyenda, atrapa niños y los amamanta antes de devorarlos. La mujer no sólo se alimenta de niños, ya que según relatos, también se come a cualquier viajero que se atreva a pasar por su camino. Su historia comenzó cuando su familia, al no poder alimentarla de manera adecuada, envió a esta mujer al bosque para morir, se volvió loca por la desesperación y hambre y terminó convirtiéndose en este monstruo que come personas. 

Ubume: 

Dominio público.

Las ubume son mujeres que fallecieron durante el parto y su fantasma deambula el área en la que parió a su bebé. Supuestamente, cuando una mujer fallece al dar a luz, su espíritu no puede cruzar al más allá debido a la ansiedad de separación que experimenta, así que al no poder quedarse con su hijo entre los vivos, ella lo busca con desesperación.

Nure-onna:

Dominio público

Las nure-onna son criaturas que deambulan por costas y ríos en busca de sangre. Mitad mujer y mitad serpiente, las temidas nure-onna se aparecen se aparecen en forma de una mujer sosteniendo a un bebé y piden ayuda a cualquier que pase cerca de ellas. Cuando alguien se acerca, ellas le piden que sostenga por un segundo a su bebé, antes de atrapar a la persona y alimentarse de su sangre.

Hone-onna:

Este esqueleto se disfraza de mujer para atraer a los hombres y quitarles la vida, dejando sólo su esqueleto.

 

 

Comenta esta nota